Con la abundante información sobre corrupción del país, las movidas noticiosas locales con la llegada de ministros y altos funcionarios del Estado, el referéndum que concitó también mucha atención, la lucha indígena, las huelgas de salud, etc, etc, la noticia del desmembramiento del IIAP de sus bases amazónicas, para imponer una dirección centralista desde el gobierno del presidente Vizcarra, está pasando como desapercibida.

El Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana-IIAP no es la perfección, como ningún organismo ni privado, ni del Estado, ni el combinado público-privado, pero sí es una entidad de investigación que ha venido aportando con un trabajo paciente y publicando los resultados de sus investigaciones para quien o quienes los quieran valorar.

Y son las autoridades de turno las que han debido establecer los mecanismos para tomar como suyos los resultados de las investigaciones y agregarlos en las políticas públicas de los tres niveles de gobierno, central, gorel y municipalidades. Nada de esto ha sucedido o muy pero muy poco.

Recién en los últimos años se ha tomado en práctica para la seguridad alimentaria estudios realizados por el IIAP. Por ejemplo, hemos escuchado hablar de una serie de plantones como del aguaje enano. ¿Alguien se interesó en difundirlo, promover la siembra con recursos del Estado para proyectos productivos? No somos especialistas en la materia, pero sabemos que hay mucho más.

Entonces que el centralismo disuelva al IIAP, en la práctica quitarle su autonomía en lugar de darle su espacio, de trazar los lineamientos para hacer que las autoridades regionales y locales den el otro paso que es utilizar los resultados de esos estudios que nos ha costado a todos; es simplemente querer absorber una entidad sin razón, más que la arcaica idea que desde el centralismo puede ser mejor. Nada más falso. Por eso estamos sin visión de real desarrollo regional.

En tal sentido, nos parece todavía oportuno que la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos, Ambiente y Ecología, haya aprobado el dictamen que propone derogar el Decreto Legislativo N° 1429 promulgado por el Poder Ejecutivo que excluye a las universidades y a las comunidades amazónicas de la conducción del Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana.

El planteamiento de la derogatoria, para nuestra sorpresa vino producto del análisis de los proyectos de ley planteados por los congresistas Tamar Arimborgo, Carlos Tubino y Wilber Rozas, todos de Fuerza Popular.

Asimismo intervino el congresista Juan Carlos del Águila, también de FP, quien dijo que si bien el Congreso dio al Ejecutivo la posibilidad de legislar “no puede cambiar una conducción exitosa de la noche a la mañana”. Aquí hay un atropello por parte del gobierno. Y María Elena Foronda (FA), subrayó que el IIAP es una institución estratégica para el desarrollo de la Amazonía. Bueno, quienes no pensábamos se han puesto la camiseta del IIAP ¿Alguien más se suma al reclamo?