Sala penal de apelaciones hace justicia en caso Tamshiyacu

Sala Superior de Apelaciones de Loreto ABSOLVIÓ a TAMSHI SAC en el caso de supuesto tráfico ilegal de madera.
Bendezu Cigaran, ponente señaló en la sentencia, que no hubo pruebas que sustenten la posición fiscal.

La Sala Superior de Apelaciones de Loreto, a través del ponente, magistrado Guillermo Bendezú Cigarán, dio lectura a la sentencia en la cual se ABSOLVIÓ a los ex funcionarios de Cacao del Perú Norte, y a la empresa TAMSHI S.A.C., en el caso de supuesta comercialización ilegal de productos maderables.
La sentencia emitida en segunda definitiva instancia el pasado 18 de diciembre, fue muy clara y precisa, descartando por completo las falsas acusaciones planteadas por el Fiscal Especializado en Materia Ambiental Caraza Atoche y el Procurador del MINAM Julio Cesar Guzmán Mendoza.
A continuación, algunos extractos de la sentencia, según el abogado Juan Diego Ugaz:
I.28 Que, el Despacho Judicial condenó al tercero civilmente responsable por realizar actos de comercialización de madera pese a que este supuesto nunca fue materia de debate en juicio, por lo que se les restringió la posibilidad de presentar en juicio oral los testimonios de los más de seis mil ciento ochenta y un habitantes en Tamshiyacu que hubieran podido corroborar que su patrocinada nunca comercializó madera. Que, no se valoró en la sentencia la declaración del testigo experto Jorge Arce Góngora y no se explicó por qué no se tuvo en cuenta su declaración.
I.23 Que, la Sala Penal de Apelaciones de Loreto reconoció en el año 2017 que la tala al interior del fundo Tamshiyacu fue legal, y declaró que no hubo comisión del delito contra los Bosques o Formaciones Boscosas, lo cual es cosa juzgada.
I.24. (…) TAMSHI no requería una autorización de cambio de uso del suelo, toda vez que eran predios agrícolas otorgados bajo el D. Leg. Nº838 y en ese sentido, se trataban de tierras agrícolas desde 1987, por la cual no correspondía la obtención de dicha autorización.


I.29 Que, se empleó una regla de experiencia injustificada e inmotivada para condenar a los procesados y a su patrocinada. Que no existen pruebas que desvirtúen sus argumentos de defensa y a pesar de ello se optó por condenar sobre una presunción injustificada. Que toda la sentencia se basa en inferencias injustificadas: “Inferir”, “Colegir”, “Presumir”, “Resulta contrario a la lógica”, “Una nota periodística de una probable extracción ilegal”, etc ; que carecen totalmente de rigor y de diligencia. Sin embargo, en ningún punto se señaló que está probada que su patrocinada haya transformado y/o comercializado productos forestales.
I.27. Que, no existe prueba de supuesta comercialización de madera porque ello no sucedió, sino que por el contrario hubo mala fe del Fiscal y Juez, (…) Que, el despacho judicial actuó con parcialidad en perjuicio de su patrocinada porque incorporó en la sentencia condenatoria hechos no alegados en la acusación fiscal, no valorando las pruebas presentadas por TAMSHI, y dictó una condena sobre la base de presunciones injustificadas que han atropellado los derechos fundamentales de TAMSHI.
Sin embargo, para el citado letrado, los argumentos de la Sala Superior de Apelaciones de Loreto para revocar la injusta sentencia en primera instancia son bien específicas:
III.25 (…) el Ministerio Público en su relato incriminatorio, ha obviado toda exposición acerca de las razones por las cuales los productos forestales maderables encontrados en el interior de la zona de trabajo de la Empresa Cacao del Perú Norte SAC, tendrían origen ilícito (…)
III.33 Así las cosas, este Colegiado Superior considera, por un lado, que la sentencia elevada en grado ha infringido gravemente el principio acusatorio al haber incluido en el fallo aspectos que no fueron parte de la acusación, dándole una forma distinta aun cuando el diseño de la imputación es una tarea exclusiva del Ministerio Público. Por otro lado, consideramos que además ha infringido el principio de Responsabilidad Penal consagrado por el Art. VII del Título preliminar del Código Penal al sancionar a los procesados como autores de presuntas actividades ilícitas realizadas en la empresa en la cual trabajaban, por el hecho de haber conocido de tales actividades, lo cual como ya se ha señalado, es una forma de responsabilidad objetiva.
Con esta sentencia, son ya 3 resoluciones judiciales consecutivas (2015, 2017 y 2020) que descartaron las falsas acusaciones del Procurador del MINAM. Es ahora tiempo que la Fiscalía y el Procurador paren el acoso incesante con recursos públicos con el solo objetivo de atender intereses personales y perjudicar a miles de loretanos (2,500 personas), que dependen directa e indirectamente de la empresa Tamshi.
Finalmente, los hechos son claros: Nunca hubo comercialización de madera en el Fundo TAMSHI, la Sala Superior de Apelaciones impartió justicia para el pueblo de Tamshiyacu. La empresa intentará seguir adelante velando por el futuro de los más de 2,500 loretanos que forman parte de TAMSHI.

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email