-Mientras tanto Orpio y Acodecospat se pronuncian sobre el Lote 8X

-Y la multa de 29 millones de soles interpuesta por el Tribunal de Fiscalización Ambiental de OEFA

Por la defensa de la Reserva Nacional Pacaya Samiria y la vida plena en la Amazonía peruana, La Organización de los Pueblos Indígenas del Oriente -ORPIO, la Asociación Cocama de Desarrollo y Conservación San Pablo de Tipishca – ACODECOSPAT, que agrupa 57 comunidades de la cuenca de los ríos Marañón, Ucayali y Amazonas, junto otras organizaciones indígenas y diversas instituciones y organizaciones de la sociedad civil loretana, nos manifestamos ante las evidencias de contaminación petrolera al interior de la Reserva Nacional Pacaya Samiria – RNPS, en la zona correspondiente al Lote 8X, actualmente operado por Pluspetrol.

Al respecto, ante las evidencias de contaminación petrolera recogidas por ACODECOSPAT en la RNPS, y en el marco de las valiosas investigaciones ambientales que entidades públicas del Estado realizarán en el ámbito del lote, sus inmediaciones y en comunidades aledañas, manifestamos:

La contaminación petrolera en la Reserva Nacional Pacaya Samiria, Lote 8X, es un terrible y flagrante daño cometido contra la millonaria biodiversidad, el patrimonio y la vida en nuestra región y país. “Así lo confirman no sólo las fotos, grabaciones y testimonios  presentados por ACODECOSPAT el 4/9, sino el Reporte Público de OEFA N° 1473-2012-OEFA/DS que señala la contaminación ambiental en suelos de la Batería 3 Yanayacu y la multa de 29 millones de soles interpuesta por el Tribunal de Fiscalización Ambiental de OEFA, con Resolución N°006-2013-OEFA/TFA.  Es necesario que se identifique, califique y sancione de inmediato a los responsables de tan graves impactos de contaminación petrolera. De acuerdo a los evidentes hallazgos, consecuencia de 43 años de actividad extractiva de hidrocarburos en el Lote 8X, a cargo de Petroperú (1970-1996) y Pluspetrol (1996-2025), se han cometido verdaderos crímenes ambientales ante la ausencia de una verdadera y eficiente fiscalización ambiental. El archivamiento de las denuncias realizadas por ACODECOSPAT y las comunidades de la cuenca del Marañón, exigiendo justicia luego del derrame de 5000 barriles de petróleo el año 2000 en la zona de amortiguamiento de la RNPS y del derrame de 500 barriles de petróleo en 2010, en la misma zona, ambos responsabilidad de la empresa Pluspetrol, nos hablan de una suerte de impunidad ambiental ante amenazas y daños concretos contra la vida de la naturaleza y las comunidades de la cuenca, los cuales han sido señalados por entidades públicas como el IIAP, por ejemplo. Estos hechos representan verdaderos delitos ambientales, los cuales deben ser sancionados y, en adelante, evitados”.

Refieren que el hecho de la contaminación en la Reserva Nacional Pacaya Samiria nos hace un llamado de alerta ante los nuevos anuncios de actividad petrolera en el área de amortiguamiento de la reserva. Los nuevos proyectos para la extracción de hidrocarburos en los Lotes 194, 173 y 193 de la cuenca del Marañón, el proyecto de transporte de crudo mediante barcazas desde el Lote 67 en el Napo y las próximas actividades de explotación en la zona de amortiguamiento de la RNPS, en el Lote 95 de la cuenca del Puinahua, representan verdaderos peligros ante la continuidad de tan malas prácticas ambientales e impunidad, los cuales pueden originar daños que a la larga serán irreversibles en zonas ecológicas de alta sensibilidad. Las organizaciones indígenas y la sociedad civil de Loreto no permitirán que se vuelvan a generar las terribles condiciones en las que se encuentra la zona correspondiente al Lote 8X de la RNPS; más aún, cuando estas actividades petroleras no se manifiestan en un verdadero desarrollo en los marcos de la sostenibilidad y el respeto a los territorios de las comunidades indígenas, donde se realizan las actividades de extracción de petróleo.

“Ante los últimos reportes públicos de contaminación ambiental por hidrocarburos en el Pastaza y el Corrientes, y las evidencias de contaminación en el Tigre y la Reserva Nacional Pacaya Samiria en el Marañón; ante las graves problemas y amenazas a la salud que esta contaminación representa para las comunidades indígenas de dichas cuencas y para la población amazónica en general; ante los problemas sociales, de carencia de infraestructura y ausencia de las autoridades del Estado en el territorio loretano, nos preguntamos: ¿A dónde va el dinero del Canon petrolero? El Gobierno Regional de Loreto – GOREL debe hacer una aclaración pública de cómo se ha invertido el dinero del Canon y Sobre-canon. Las condiciones a las que se está sometiendo a la Amazonía, consecuencia de la actividad petrolera de las últimas cuatro décadas, hace que este dinero proveniente de los recursos del subsuelo sean  utilizados de manera responsable y transparente a los ojos de la sociedad civil, más aún cuando se avecinan nuevas licitaciones de Lotes petroleros”

Concluyen expresando que los pueblos indígenas y la sociedad civil de Loreto “…nos reunimos en la defensa de la vida, la vida plena y el buen vivir. La única manera de garantizar el futuro del planeta y la región es la defensa de la Amazonía de actividades que, como la explotación petrolera, han atentado contra los principios mínimos del respeto a la historia de nuestros pueblos amazónicos, a las comunidades indígenas y a la sociedad loretana. Asimismo, nos ratificamos a favor del desarrollo, pero un desarrollo que respete los pueblos indígenas, los saberes ancestrales, los valores de interculturalidad, la maravilla natural y el patrimonio de vida que representa toda la Amazonía…”. (MIPR)