“Quiero que me den el cuerpo de mi mamá para darle una sepultura como tiene que ser”

  • Expresó Erick Jesús Guerra Portillo, uno de los 100 familiares que luchan por exhumar los cuerpos de sus seres amados enterrados en campo covid.


Campo ubicado por el km 18 de la carretera Iquitos Nauta hasta donde se tiene que llegar en colectivo (13 soles el pasaje) o vehículo particular, resultando caro para las familias que quisieran visitar más seguido la zona donde están sus seres queridos fallecidos en la primera ola covid.
Erick narró la historia vivida en abril del año pasado, cuando el letal virus le arrancó la vida al ser más preciado dentro de su familia. Ella tenía un pequeño negocio de venta de pollo a la brasa a la altura de la cuadra 5 de Freyre.
“Nosotros teníamos la posibilidad de llevar su cadáver a un verdadero cementerio, pero no nos dejaron. Al día siguiente se lo llevaron al CITE (primeros km de carretera Iquitos Nauta) para luego subirlo al camión de la Naval y traerlo a este campo.
Ella se empezó a sentir mal el 22 de abril debido a que no había atención adecuada por la falta de enfermeros y médicos, no le daban el debido tratamiento. Ella murió el 26 de abril a las 6 am en el hospital regional. La pusieron en esas bolsas negras de basura, tengo fotos de cuando está en la morgue. Mi mamá está totalmente desnuda, solo con una sábana nueva que yo le había dado…yo entré a la morgue y lo sé porque rompí la bolsa y estaba cubierta con esa” narra Erick.
¿Qué color era la sábana? Disculpa que te pregunte, pero en caso autoricen la exhumación vas a tener que reconocerla…
-Sábana flo…flor…floreada… (Dice y el dolor parece asfixiarle nuevamente el corazón, entonces el llanto se le hace incontenible al recordar ese suceso).
Le he escuchado indignado decir que ya tienen listo el nicho, los equipos de seguridad y las bolsas especiales, pero no les dan la autorización… ¿por qué cree que no quieren darles?
-Ellos tienen miedo que cuando abran se den cuenta que no hay fosas identificadas, sino que están en fosa común, ese es el temor de ellos.
Ha dicho que si no autorizan están pensando ustedes mismos abrir las tumbas ¿es así?
-Claro eso estoy pensando porque ya me canso de esperar que nos permitan abrir. Lo que quiero es el cuerpo de mi mamá para darle su sepultura como tiene ser. No quiero plata, no quiero indemnización, no quiero nada, yo lo que quiero es el cuerpo inerte de mi madre.
Señores jueces les pido que nos autoricen, recuerden que Dios lo está mirando, queremos una solución a este problema. Les pido que se pongan en nuestro lugar en caso de que uno de sus familiares esté acá a ver si no se van a desesperar. Ojalá y puedan venir acá y ellos mismos se den cuenta que esto no es un cementerio, esto es un botadero y no queremos que estén acá nuestros seres queridos.

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email