Que nos devuelvan el “Huáscar”.

Ocurrió  que la semana que pasó, se alborotó el cotarro tanto en Chile como en el Perú, ante la sorpresiva iniciativa de un congresista chileno, que propuso la devolución del monitor “Huáscar” al Perú, como símbolo de acercamiento y entendimiento de ambos países en la aplicación de una política de amistad y colaboración mutua.

Si una bomba hubiera estallado en el ámbito del hemiciclo chileno, no habría causado tanto desborde de conceptos y opiniones, todos ellos cargados de sentimientos chauvinistas y xenófobos,   denostando al congresista aludido, al cual un medio de prensa chileno se atrevió a llamarlo “traidor a la patria, completándose la grita con una frase que permite asegurar que su autor no conoce la historia de su patria, al asegurar muy suelto de huesos, “el Huáscar” es nuestro.

Como era de esperarse, en el Perú donde tal propuesta fue tomada con calma por la  civilidad, surgió una especie presentada por el primer vice presidente  del país, quien sugirió hundir al “Huáscar”, en una zona neutral, se entiende, para cortar la discrepancia. No sabemos cual fue la reacción de los hombres del gobierno, incluido el presidente, pero personalmente consideramos que tal medida es inapropiada en toda la línea, pues el “Huáscar” es una reliquia gloriosa para el Perú y los peruanos, pues en su puente de mando nuestro heroico Miguel Grau vivió las glorias de sus triunfos guerreros y en el puente de combate entregó su vida cuando la superioridad de toda una flota, superó al excelso monitor que yacía herido tras la muerte de su egregio capitán.

Aquí creemos que debe apelarse a la cultura de las reciprocidad, sugiriendo que se adopte una decisión  que se asemeje a la postura humana y sensible optada por Miguel Grau que, en gesto caballeresco, envío a la viuda del insigne marino chileno Arturo Pratt, la espada e insignias de mando del fallecido militar tras el combate en que nuevamente el “Huáscar” salió triunfante.

Respondiendo a tal gesto que fue acompañado de una hermosa epístola, creemos que el Gobierno chileno podría en una demostración  de reciprocidad, devolver  el “Huáscar”, cerrando así una herida que si bien ha cicatrizado no deja de doler.

One thought on “Que nos devuelvan el “Huáscar”.

  1. Señores, creo que debemos dedicarnos a trabajar antes de estar pensando en cosas nada producticas y que no benefician a nuestro desarrollo integral.

    El caso del Huascar es un episodio doloroso para nuestra patria, pero ya paso. Dejemoslo ahí.. para nosotros una pérdida y para los chilenos un trofeo de guerra.

    Yo no entiendo como pueden haber personas que pierdan el tiempo trayendo a la noticia cosas de esta naturaleza. Solo el trabajo contribuye al bienestar de la gente…. por favor señores de la prensa no reproduzcan cosas intrascendentes, insignificantes, improductivas; cosas que desdicen del nivel intelectual de los peruanos.En verdad, ustedes tienen una loable misión para con la sociedad, contribuyan a la cultura de nuestro pueblo.