Prioridades

Hoy más que nunca se hace necesario que las políticas de gestión tengan una relación de prioridades de lo prioritario. Porque está más claro que con los menos recursos económicos que reciben las gestiones de la región y las municipalidades, existe una gran limitación.
Se habla mucho de la prioridad del gasto público, lo que queremos como ciudadanía es que no solamente quede en los planes, sino que trascienda a las acciones, que se palpe, que se concrete, que los ciudadanos y ciudadanas tengamos que ver que realmente es así.
Qué es más prioritario entre las grandes necesidades que existen en nuestra sociedad, de principio que se administren bien los recursos económicos, los bienes materiales, las infraestructuras con que se cuentan. En esto último que se revalore ambientes con refacciones efectivas, duraderas.
En cuanto a la economía, qué tenemos? qué podemos hacer? que necesita más la población tanto urbana como rural para sentar bases de real desarrollo? Se necesita justamente servicios básicos: energía eléctrica, agua, desagüe para un mejor saneamiento; pero si no podemos hacer grandes infraestructuras tipo Ptars, que diseñe lo que está al alcance de nuestra economía, lo importante es la utilidad, que se solucione el problema inmediato.
La energía que necesitamos está en manos de los especialistas que tienen propuestas de energías alternativas limpias y económicas, hay diversidad, nosotros lo escuchamos, pero son ellos los que lo conocen y lo pueden hacer realidad, pero se necesita de decisión política.
Y necesitamos de políticos, de académicos, de empresarios, de la ciudadanía aportante; que desea, puede y quiere aportar para acciones trascendentales para la ciudad, los distritos, las provincias y la región en general. Todos sabemos o intuimos que algo muy contrario al deseo e interés de la población sobre pesan en muchas decisiones, lo lamentamos; pero sabemos que de la oscuridad pueden salir políticos valientes, inteligentes y temerosos del rigor de la justicia; y sobre todo que aman su libertad, y sabrán decir sí a la administración decente y lícita. Sigue la esperanza.

Comments are closed.