Al finalizar setiembre, luego de la mancha de petróleo ocurrida en las inmediaciones del territorio de la comunidad nativa de Cuninico, dos noticias relacionadas a la industria petrolera en Loreto nos conducen a formular una mirada precisa respecto a los hechos construidos desde los emisores de la información.
La retirada de la empresa Perenco de sus operaciones en los Lotes 67 y 39, anunciada en una reunión con poblaciones de la comunidad nativa de San Rafael de la cuenca del río Napo el 28 ultimo, no resulta ninguna novedad desde nuestro sistema de monitoreo a la industria petrolera; es más, se estaba demorando.
Así, Perupetro lanza un comunicado advirtiendo las consecuencias de la creación de la Reserva Indígena Napo, Tigre y sus afluentes, precisando que afectaría las operaciones de los lotes 67 y 39. El lote 67 que se encuentra en operaciones desde el 2013 con fecha de vencimiento de contrato de licencia en junio 2033, realizo producción de 4 millones 300 mil barriles de petróleo pesado desde 2013 al mes de setiembre 2022 (09 años), que representa el 80 por ciento de la producción del lote 95 en el 2022 (enero-setiembre).
Mientras que el lote 39 nunca estuvo operativo y estaba programado el inicio de sus operaciones de producción en 2023, con vencimiento de contrato en agosto 2039. La actividad de producción de Perenco siempre fue marginal. La fusión de ambos lotes con una sola fecha de vencimiento (en 2039), la renegociación del costo de transporte por el ONP, la renegociación de sus regalías a la tercera parte de su posición actual, y la amenaza permanente de la creación de la reserva indígena, siempre lo pusieron al borde del abismo.
De todas ellas, solamente la creación de la reserva se esta haciendo efectivo, lo que le va ocasionar una demanda internacional al Estado peruano por parte de la empresa petrolera. Una segunda información fue generada desde el portal de perupetro (www.perupetro.com.pe) en su comunicado del 28 ultimo, señalando que Loreto recibió S/162.52 millones entre enero y agosto 2022.
Lo recibido o transferido al departamento de Loreto en este 2022 fue de S/116 millones, y el descuento por concepto de deuda contraída por los proyectos de obras PTAR (de triste recordación) y el PAFE III sumaron S/47 millones, que representa el 29 por ciento de la asignación determinada por Perupetro en lo que va del presente año; y esta referencia no lo menciona Perupetro en su comunicado.
Lo cierto de la información son las asignaciones reales al departamento de Loreto en estos primeros ocho meses, es mayor en 21 porciento a la asignación total correspondiente al 2021, donde el lote 95 es el principal jugador y aportante al CSCP para Loreto, por el momento.

Artículo anteriorSUCESIONES
Artículo siguienteLanzamiento del III Encuentro de Saberes Ancentrales