Población exigió justicia y que esta muerte no quede impune

  • En las afueras de la comisaría de Punchana se registró un conato de bronca entre uniformados y pobladores

Cuando Lesther Huayamba Chota, llegó bajo fuertes medidas de seguridad hasta la sede del departamento de investigación de criminal en Iquitos, una enardecida turba de pobladores le esperaba en el frontis de esta dependencia policial.
Entre este grupo de personas se encontraba hombres mujeres y niños quienes gritaban a viva voz: ¡muerte para el asesino! ¡Cadena perpetua para el maldito!, entre otras frases.
Ni bien apareció la caravana de patrulleros y motorizados de la Policía Nacional, enardecida turba intenta volcarse ante el vehículo que transportaba al principal sospechoso de la muerte.
Sin embargo, la inmediata acción de la policía, hizo que no ocurriera nada en contra del intervenido, ni de los vehículos que trasladaban a Huayamba Chota.
Los ánimos seguían caldeados en las afueras de la comisaría de Punchana y del departamento de investigación criminal. La gente que había llegado desde diferentes partes de Iquitos, querían hacer justicia con sus manos.
Incluso en un momento cuando quisieron tomar la avenida La Marina, para estar cerca de la comisaría de Punchana e intentaron ingresar a la sede del Depincri, se registró un conato de bronca entre los uniformados y los pobladores, que afortunadamente no llegó a cosas mayores.
“Que la policía nos preste un ratito a este sujeto para hacerle lo que él le hizo a este inocente niño. No permitamos que esta muerte quede impune. Las mujeres y todos los que están implicados en este asesinato deben pagar por lo que hicieron. Vamos a estar atentos, ojalá que haya justicia y que éste pueda descansar en paz. Realmente no podemos entender qué tipo de madre puede existir para hacer lo que le hizo a su hijo. Clamamos justicia y cadena perpetua para estos delincuentes”, precisó Carmen Rojas, pobladora del sector de Versalles.
(C. Ampuero)

Comments are closed.