PNP rinde homenaje a héroe nacional Mariano Santos Mateo

  • Comando policial se dio cita en la plaza Mariano Santos Mateo, denominada así en honor al héroe nacional en el distrito de San Juan Bautista

 

Por Ley Nº 23316 del 6 de noviembre de 1981, Mariano Santos Mateo, de la Ex Guardia Civil, fue declarado Héroe Nacional, poniéndose a la altura de otros paradigmas de la Guerra del Pacífico.
Ese día también se recuerda un aniversario de la Batalla de Tarapacá, batalla que se realizó dentro de la Campaña Terrestre del Sur, el 27 de noviembre de 1879, donde el ejército peruano obtiene una victoria táctica contra el ejército chileno, escribiendo una de las más honrosas páginas de nuestra historia.
Es así que ayer, al recordarse 139 años de la inmolación del héroe, la IV Macro Región Policial Loreto realizó una ceremonia en la plaza del mismo nombre ubicada en el distrito de San Juan Bautista, cuya ceremonia estuvo presidida por el jefe de la Región Policial Loreto, Coronel Juan Silva Bocanegra, en compañía de la corporación de jefes, oficiales, suboficiales y alumnos de la PNP.
La ceremonia conmemorativa tuvo sus emotividades, como la colocación de la ofrenda floral y el toque de silencio, tal vez en reconocimiento a este insigne hombre de la patria y ejemplo de las nuevas generaciones de policías.
Como es de conocimiento público, el evento es la actividad inicial dentro del cronograma actividades por el XXX Aniversario de la Policía Nacional del Perú.
El acto protocolar tuvo como escenario la Plaza Mariano Santos Mateos, ubicada en la Av. Los Lirios en el distrito de San Juan Bautista, lugar que asevera y representa al héroe nacional y el sagrado deber con patriotismo y abnegación de los policías peruanos.
El acto protocolar conmemorativo y de reconocido amor patriótico, culminó con la entonación del himno de la Policía Nacional del Perú. Se destaca que la institución policial, durante su historia, ha otorgado al Perú ingentes mártires institucionales, hombres y mujeres que engalanan su galería de personajes que dejaron una estela de un imperecedero recuerdo que se ha convertido en inspiración para los actuales custodios del orden. (C. Ampuero)

Comments are closed.