Piensas: El tiempo y sus lecciones…

Fernando Herman Moberg Tobies
http://riendasciegas.wordpress.com
hmoberg@hotmail.com
@FernandoMobergT

 

 

– ¡Hola!- ¡Hola!- ¿Qué tal, cómo estás?- Bien, sabes, lo que haya pasado, que ya quede ahí.- Todo tranquilo, no pasa nada.- Serio, que no haya resentimientos, ni nada de esas cosas.- Hahahaha yo no tengo paltas contigo.- ¡Si hay!- ¡Había!- Claro, pero igual, ya dejémoslo, ya está en el pasado.- No entiendo a qué te refieres, nosotros fuimos patas, se acabó la amistad y cada uno sigue adelante con lo que tiene que hacer, como te repito ¡yo no tengo problemas contigo!- ¡Qué bueno! ¿Tú crees que podamos frecuentar nuevamente?- Lo que pasa es que estoy en otras…- ¡Ah! como todos claro, hay que volver a ser patas.- La verdad a las justas me alcanza el tiempo.- Pero todos necesitan tener personas con quien conversar, con quienes salir a divertirse.- Y los tengo, amigos que jamás traicionarían el sentido de ser hermanos.- ¡Pero se aprende!- No lo dudo, pero ya fue, ya quedó ahí.- Pero no creo que debería ser así, éramos como hermanos.- Ya fue.- ¿Por qué?- Porqué yo creo que las personas que te la hacen una vez, te lo volverán a hacer en cualquier momento y en diferentes situaciones.- ¡Eres extremista!- Lo considero sano, prefiero no volver a pasar por ciertas experiencias, cuido mis emociones ¡me gusta sentirme bien! así que no me interesa lo que puedan pensar, yo prefiero ahorrarme estrés y alejarme, eso no significa que sea resentimiento o haya algún roche. Simplemente creo que es ser inteligente.- Bueno, eso es lo que ¡tú! crees.- Claro ¡es mi vida! y si me sirve, genial, es la idea, hahahaha.- ¡Éramos grandes amigos!- Sí, pero ya pasó.- ¿Pero cómo puedes borrar el pasado?- No es borrar, es cuestión de superar, ya pasó. Ahora hay otras cosas que hacer.- Tienes que ser humilde, antes no eras así.- Estás equivocado, no pongas adjetivos que no tienen nada que ver conmigo.- Pero te cierras.- Mi pasado no me afecta desde hace mucho tiempo, y todo lo relacionado a ti me tiene sin cuidado. Te llenaste la boca burlándote de las cosas que me importan mucho, yo mismo te escuché esa vez que fuiste a la oficina de mi primo. No te dije nada, nunca te reclamé, simplemente me alejé y jamás he levantado un comentario sobre lo sucedido.- Pero no fue como tú piensas, no has escuchado bien.- Hahahahahah Lo que tú quieras, a mí ya no me interesa.- Me parece muy mal cómo piensas.- A mí me parece práctico.- Parece como si hubiera resentimiento.- Vuelves a lo mismo, ya te dije, tú no me afectas en absolutamente nada. Confundes resentimiento con seguir adelante. Casi todos se quedan en el resentimiento, no superan y eso se hace evidente en el chisme, raje, envidia, y de mi boca esas cosas no salen. Así que resentimiento ¡no hay! Yo decidí seguir adelante, si nuestra amistad no fue lo suficiente importante como para que llamaras la atención hablando cosas de mí, no dudo que podrías volver hacerlo, y mejor me evito problemas.- Te equivocas, piensas muy mal.- Entonces date cuenta que no vale la pena ser amigo de alguien así hahahahahaha.- Yo insisto que podría ser como antes.- Hahahaha, sigues en lo mismo, a mí el pasado me da igual. Hay tanto por conquistar que no puedo estar complicándome la vida con lo que puedan pensar las personas de una provincia de un país tercermundista. El mundo es grande, hay mucho que hacer, no se puede perder el tiempo.- Antes no pensabas así.- Pues no tenía tantas responsabilidades, tú deberías hacer lo mismo.- ¡Te has alejado de todos!- A veces hay que hacer lo que sea para conseguir mejores oportunidades.- ¿Al precio de estar solo?- ¡Yo nunca estoy solo! tengo mi gente que me quiere, parece que tú te sientes así.- Por eso te decía que debes ser más humilde.- Hahahahaha, así como en el colegio nos han enseñado de la libertad y el liberalismo, también existe los sentimientos y el sentimentalismo. Si algo ya no te permite crecer, lo sacas, te alejas, haces lo que sea, eso es ser objetivo en los sentimientos, pero el sentimentalismo, te ata, te distrae, te vuelve mediocre, te hace dar pena, te hace sentir lástima o temor, y en este último grupo están la mayoría de personas, por eso solo pocos mejoran.- Bueno ¿entonces podremos reunirnos otro día?- Si me saludas siempre tendrás una respuesta con respeto, y si me conversas, igual. Pero más allá de eso, no tengo tiempo.- Entiendo, creo que te equivocas.- Hahahaha, no interesa, sí lo que tú piensas sirve para lo que quieres ¡genial, chévere! sí lo que pienso a mí me sirve, igual ¡chévere! cada uno sabe lo que mejor le conviene.- ¡No siempre puede ser como uno quiere!- ¡Esa es la verdad! pero así es la vida.- No debería ser así.- No se puede hacer nada. Por eso se debe pensar antes de actuar.- Pero uno aprende.- Está bien, pero no se repite, el aprendizaje puede darse, la lección queda, si la usas o no ya es tu decisión, pero las consecuencias ya están dadas, no se cambian. Eso no implica que haya resentimiento.- Bueno, espero que te vaya bien.- Gracias, igual a ti, buenas energías para todos tus proyectos y para tu vida personal.- Gracias, qué gusto haberte saludado.- Todo bien, cuídate.- Chau.

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email