Piensas: ¡¡¡Buscando…!!!

Fernando Herman Moberg Tobies
http://riendasciegas.wordpress.com
hmoberg@hotmail.com
@FernandoMobergT

 

La vida nos había golpeado hasta el extremo de dejarnos en silencio, sin sueños, con vacíos removidos y el potencial estancado. Nos habíamos encontrado en la universidad después de haber vivido muchos años fuera de la isla, estudiamos juntos la secundaria en el colegio con mayor prestigio de la ciudad y nos encontrábamos nuevamente de vuelta en el lugar que habíamos dejado de adolescentes para conquistar el mundo.
En una de las caminatas que eran las excusas para filosofar todos los sábados saliendo de la última clase de la semana, como conocer más de las costumbres de como vivían las personas en una sociedad menos estresante, menos corrupta, como en los pueblos originarios, Santiago dio la idea de tomar ayahuasca, me explicó que era parte de la iniciación para ser un hombre dentro de la concepción de vida social que tenían las comunidades del pasado, refirió a donde podríamos ir y quedamos.
La experiencia fue única, personal e introspectiva, no profano ni censuro su uso, pero lo que empecé a construir después de esa experiencia me deja pensando. Estábamos entrando a tercer ciclo y queríamos que las caminatas filosóficas se convirtiesen en un espacio en el que más jóvenes pudieran participar, expresar lo que pensaban, sin críticas pero buscando alternativas, y así creamos un círculo de estudios que terminó evolucionando más rápido que nosotros, que se convirtió en un espacio de superación para muchos de los que pasamos por ahí, fue como la soga que se lanza hacia adelante para jalar, avanzar y no detenernos, a pesar de los defectos, a pesar de las adversidades.
Más de treinta estudiantes asistían a las reuniones, conversábamos de todo, desde lo que causa el pseudo amor a nivel de distraer de las metas trascendentes a los adolescentes, como de la importancia de la constante búsqueda de la información desde diferentes puntos de vista para así uno mismo sacar sus propias conclusiones de la realidad sin ser manipulado.
Para darnos a conocer a la población estudiantil de la universidad, organizamos nuestra primera conferencia sobre la infidelidad, el auditorio estaba repleto, personas paradas hasta en las puertas, las autoridades de la universidad estaban asombrados y preocupados, no sabían quienes éramos y como generábamos tanto interés.
Antes de terminar el 2011, año en el que creamos el círculo de estudios de psicología D.R.O.M.U.S. – UCP, habían sucedido dos suicidios de menores de edad que habían impactado a toda la población y preocupados promovimos una segunda conferencia sobre la prevención de la conducta suicida, gracias a profesionales de la psicología que nos ayudaban brindando la información necesaria para contribuir a mejorar las cosas negativas que estaban aconteciendo.
Dentro de las reuniones que teníamos semanalmente para filosofar, que lo hacíamos en alguna de las casas de los miembros del círculo, nos dábamos cuenta que uno de los principales problemas de los adolescentes era la rebeldía y sus ganas de llamar la atención o ser el centro de la conversación, tratando de impresionar y muchas veces tenían que hacer cosas negativas para poder obtener esa ansiada atención. Decidimos hacer investigación de campo, movimos ciertos contactos e investigamos cómo pensaban y vivían los adolescentes roba motos, un interesante proyecto académico que lo presentemos en nuestro tercer evento en el 2012 sobre delincuencia juvenil esa vez en el auditorio del Ministerio Público a cargo de diferentes profesionales afines al tema; era nuestra primera conferencia fuera de la universidad.
Ya en el 2013 lo que estábamos haciendo empezó a sonar, nos llegó una carta de invitación para ir a debatir en el Congreso de la República referente a la nueva Ley Universitaria que querían implementar en ese entonces, y tuve que presentarme ante al rector para poder tener el aval de ser representante de la universidad que era un requisito, intercambiamos varios minutos sobre ideales, la Amazonía, educación, en ese encuentro aprendí algo, a veces las personas hablan de afuera sin conocer cierta situación; dejándose llevar por los ejemplos que se puedan asemejar al caso, yo que quería mantener al círculo fuera de la influencia de alguna autoridad, el rector ese día se ganó mi respeto y admiración, jamás me pidió que dijera o defendiese algo, es mas a veces me pedía que ni lo mencione para no mal interpretar su apoyo a los estudiantes, siempre a un paso adelante.
Regresé del debate en Lima, consiguiendo salir en una pequeña nota en la versión impresa nacional del diario El Comercio, me reuní con los diferentes líderes de la universidad y organizamos una conferencia sobre la nueva ley universitaria con la visita de un congresista de la República. Las reuniones para filosofar empezaban a disminuir, nos estábamos dedicando a organizar y hacer cosas para otros que para nosotros mismos, las personas iban dejando poco a poco al círculo.
Nos invitaron a presentar el trabajo que habíamos hecho con los roba motos en un Congreso Internacional de Psicología en Arequipa, al cual asistimos dos miembros del círculo, nos sentíamos contentos de estar presentes en uno de los eventos de psicología más importantes del país, nos sentíamos felices de ser provincianos y estar ahí, al mismo nivel, ese sentimiento es algo que lo he sentido varias veces y no se compara con nada. Nos presentamos a la decana del Consejo Directivo Nacional del Colegio de Psicólogos del Perú del 2013 y le caímos tan bien que aceptó nuestra invitación de ir hasta nuestra universidad a dar conferencias, una psicóloga que también es médico neurólogo.
Antes de terminar ese año, nuestra universidad estaba contando con la primera visita de una máxima autoridad de la psicología del Perú, y gracias a nosotros, a su sector estudiantil. A inicios del 2014 las autoridades de la universidad nos pidieron dar charlas de motivación a los alumnos con la temática de dar información de joven a joven, y como también hay una sede en Tarapoto, nos enviaron a un equipo del círculo a extender nuestras ideas en ese lugar.
Queríamos demostrar que por más que estábamos en una región alejada y sin conexión directa al país, también teníamos calidad y proyección. Dentro de las relaciones que íbamos generando, logramos invitar a nuestra universidad a profesionales de la Universidad del Pacífico para dar a conocer sobre el Harvard National Model United Nations – Latin America, uno de los eventos más importantes de la socialité universitaria internacional, en donde meses después estuvimos presentes debatiendo hasta en inglés.
Regresamos a la ciudad con una nota nuevamente en la versión impresa nacional del diario El Comercio, y en la universidad se asombraban de lo que hacíamos y conseguíamos. En todos los espacios en los que hemos estado, siempre nuestro mensaje fue oportunidad por igual para todos, sin importar de donde vengan.
Antes de terminar el 2014 viajamos a un congreso de psicología en Piura, conocimos a la nueva decana del Consejo Directivo Nacional del Colegio de Psicólogos del Perú y aceptó visitarnos. Así ese año concluimos nuestra labor con la presencia de la past decana y actual decana del Consejo Directivo Nacional del Colegio de Psicólogos del Perú, de ese entonces en nuestra universidad.
En ese momento nos dimos cuenta que estábamos empujando el círculo menos de una mano, los que habíamos durado soportando la carga emocional que pide el cambio, fuimos pocos; así que decimos volver a nuestra esencia y más, íbamos a recompensar lo que aprendimos por seguir avanzando emocionados y a veces descuidando ciertos aspectos.
En el 2015 organizamos una conferenciamás en Tarapoto, regresé a debatir en el Congreso de la República, fui ponente en el congreso de Psicología en Cusco, gané la beca Emprende Ahora de la Universidad de Lima, dejé la presidencia de D.R.O.M.U.S-UCP, ingresé a la televisión local, empecé a escribir en este periódico, empecé a veces a sentirme solo y a veces a perder la paciencia, pero sobre todo aprendí a seguir apostando por algo que está por encima de mí.
En ese año arrancamos nuestro proyecto académico social que sigue hasta el día de hoy: “La Escuela de Identidad y Motivación”, charlas que llevamos a los alumnos de quinto de secundaria que están a puertas de ser ciudadanos, para que sean más conscientes al momento de tomar las decisiones sobre sus vidas, ya que si no será más difícil conseguir el éxito desde un lugar con muchas desventajas.
El 2016 continuamos con varios colegios y ahora en el 2017 ya empezamos con la re-evolución de las ideas, del pensamiento, de la Amazonía. Ahora asesoro a más de cien jóvenes líderes sociales que me escuchan con cariño y respeto, sin mirar mis manías o lo que me hace ser humano como a todos, cuando me aplauden y sonríen, me miro a mí agradecido por haber recibido algo de información de alguien y poder haber tenido las ganas y la perseverancia de querer hacer la diferencia, a pesar del cansancio, a pesar de las pérdidas.

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email