“Pese al reintegro tributario no se siente que existen mejoras sustantivas en la economía”

  • Econ. Roger Grández Ríos.
  • «El Ministerio de Economía y Finanzas y la SUNAT se encuentran interesados en la eliminación».
  • «Loreto tiene que negociar una compensación».

El economista e investigador Roger Grández Ríos, hizo una nueva entrega de su producción en un artículo referido al Reintegro Tributario, que a decir de algunos: Las exoneraciones están bien, lo malo es su distribución. «Y es que la percepción común de los habitantes de la Amazonía y sobre todo de Loreto, es que no siente que existen mejoras sustantivas en la economía», señaló.

Tampoco siente mejoras, «en el nivel y calidad del empleo de su mano de obra, en mejoras de sus ingresos familiares ni en el uso ordenado de sus recursos naturales como una potencial fuente de transformación del campo.

En la zona rural, es aún peor, sus poblaciones no saben y tampoco entienden que Loreto y la Amazonía gozan, desde 1938, de una amplia gama de beneficios tributarios y que se traduciría en un aumento de la producción local y la generación del empleo, como también que los precios de los principales productos de primera necesidad son iguales o menores, respecto a los mismos bienes que se venden fuera del territorio de Loreto.

Hoy luego de 79 años de vigencia, las bondades de los beneficios tributarios no muestra resultados concretos, al menos en Loreto, donde la pequeña industria es incipiente y con escaso componente de insumos locales; la actividad comercial es el sector prevaleciente y hegemónico; la mano de obra local, si bien es abundante, no es diversificada y es de baja calidad, con lo cual configura salarios bajos y precarios, sobre todo en la zona rural, donde el 90% de la mano de obra no tiene secundaria completa.

Si bien los resultados son diferentes para cada región de la Amazonía respecto a los beneficios e impactos en la implementación de políticas tributarias como una herramienta potente de redistribución de ingresos y modelación de un proceso de desarrollo amazónico, con el argumento que su espacio verde, grande, aislado y distante, pueda tener alguna oportunidad de progreso aprovechando su enorme potencial de recursos naturales y activos biológicos que posee.

Sin embargo, la Amazonía misma no es homogénea; cada espacio territorial es diferente tomando en cuenta las características y condiciones de sus suelos, su cobertura y la dimensión de su espacio físico.

En la Amazonía, uno de los beneficios tributarios que se mantiene vigente es el reintegro tributario y es un mecanismo donde el Estado les dice a los comerciantes de la zona, que al comprar productos fuera de la zona de exención y se encuentra en la lista de bienes privilegiados, y pagan el IGV; estos impuestos pagados serán devueltos a los comerciantes, con la condición implícita, que al venderse los productos éstos no serán incorporados el IGV en el precio de venta final, para que no configuren una sobreganancia. Este beneficio tributario solamente lo tiene el departamento de Loreto.

En el 2016, el Reintegro Tributario devuelto a los comerciantes de Loreto, sobre todo, los que se encuentra en la ciudad de Iquitos, suman un total de s/.113 millones, de los cuales 10 comerciantes concentran el 40% del monto total de una lista de 519 beneficiarios.

Comercializadora San Juan, en los años 2015 y 2016 recibió del Estado por devolución del IGV de sus productos que comercializa y que no se produce en la zona, la cantidad de s/.23 millones; mientras que Feria Oriente acumuló una cantidad de s/.20 millones; mientras que DENISAM lo hizo en s/.11 millones. Las farmacias y boticas instaladas en Iquitos, que suman un total de 10, recibieron por devolución del IGV la cantidad de s/.10 millones en los 2 últimos años.

Una primera apariencia de los efectos de los beneficios tributarios en Loreto es su enorme desigualdad de los ingresos, así como también su voluminosa informalidad económica. Los comerciantes de la zona que reciben reintegro tributario, que es una sobre ganancia, porque no se refleja en una disminución de sus precios de venta comparados con otras zonas que no tienen este beneficio, tiene un valor mucho mayor que las ganancias (si es que los tienen) de sus actividades económicas de los campesinos por la producción de su arroz en chala, plátano y yuca que son sus productos estrellas.

El Ministerio de Economía y Finanzas y la SUNAT se encuentran interesados en la eliminación, y Loreto tiene que negociar una compensación, por un valor de referencia de s/.110 millones, para que se trasfieran anualmente a una cuenta intangible para que las municipalidades, gobierno regional, IIAP y las universidades públicas utilicen estos fondos para desarrollar e implementar proyectos productivos, turismo rural comunitario y para la investigación y tecnología aplicativa, que serán la base del proceso de desarrollo territorial más equitativa para Loreto en los próximos años», sustenta.
(Diana LM.)

Comments are closed.