Organización agraria

Todavía se sustenta que la zona baja de selva no tiene tierra apta para la gran agricultura y que tenemos una producción más para la seguridad alimentaria, aunque también para comercializar en una escala de ganancias importante, más no a grande escala.

Se dice también que los agricultores de campo lo saben de hace muchísimos años y que la actividad agraria es hasta cierto punto migratoria o es una forma de vida, donde por un tiempo se le deja “descansar” o volver a nutrirse a la misma tierra para volver a hacerla producir.

Se dice también que utilizando fertilizantes se puede tener mejores resultados, pero, qué tipo de fertilizantes, cuando lo que se busca es el cultivo lo más natural posible con los nutrientes de la misma tierra, como cuando luego de las playas viene la creciente de los ríos para nutrir las tierras, que a la siguiente temporada de vaciante están listas para un trabajo de producción agraria, temporal.

Se dice también y lo escuchamos así desde hace varias décadas que nuestra agricultura se ubica mejor por estaciones, “no todo el año dan los mismas plantas”, “no es su temporada”, “da mejor en el verano” o “rinde mejor en el invierno”, cuantos los ríos cubren superficies bajas.

Se dice también que lo que más nos conviene son los bionegocios, pero muchos no sabemos “cómo se come” ese nuevo concepto o quizás viejo concepto que no se le da la debida importancia. Y se dice que otros países no tan Amazónicos como nosotros lo vienen poniendo en práctica desde una política de Estado y les está dando resultados positivos.

Se dice también que sí se puede industrializar y garantizar la producción permanente de ciertos cultivos como de la “Yuca”, cuyas investigaciones sobre su industrialización pueden llevarnos a un rendimiento muy destacado por la variedad de productos que podría derivar.

Es la voz de un sector del agro organizado que ha estado estudiando más de 30 años y que hoy surge con un proyecto que parece está siguiendo el trámite formal en el ente regional desde donde han emergido muchos proyectos millonarios, pero por falta de sostenibilidad en cuanto a cultivo, producción, calidad y mercado, han desaparecido. Parece que ahora vale apostar por un proyecto que completa la cadena productiva. Que así sea.

Organización agraria

Todavía se sustenta que la zona baja de selva no tiene tierra apta para la gran agricultura y que tenemos una producción más para la seguridad alimentaria, aunque también para comercializar en una escala de ganancias importante, más no a grande escala.

Se dice también que los agricultores de campo lo saben de hace muchísimos años y que la actividad agraria es hasta cierto punto migratoria o es una forma de vida, donde por un tiempo se le deja “descansar” o volver a nutrirse a la misma tierra para volver a hacerla producir.

Se dice también que utilizando fertilizantes se puede tener mejores resultados, pero, qué tipo de fertilizantes, cuando lo que se busca es el cultivo lo más natural posible con los nutrientes de la misma tierra, como cuando luego de las playas viene la creciente de los ríos para nutrir las tierras, que a la siguiente temporada de vaciante están listas para un trabajo de producción agraria, temporal.

Se dice también y lo escuchamos así desde hace varias décadas que nuestra agricultura se ubica mejor por estaciones, “no todo el año dan los mismas plantas”, “no es su temporada”, “da mejor en el verano” o “rinde mejor en el invierno”, cuantos los ríos cubren superficies bajas.

Se dice también que lo que más nos conviene son los bionegocios, pero muchos no sabemos “cómo se come” ese nuevo concepto o quizás viejo concepto que no se le da la debida importancia. Y se dice que otros países no tan Amazónicos como nosotros lo vienen poniendo en práctica desde una política de Estado y les está dando resultados positivos.

Se dice también que sí se puede industrializar y garantizar la producción permanente de ciertos cultivos como de la “Yuca”, cuyas investigaciones sobre su industrialización pueden llevarnos a un rendimiento muy destacado por la variedad de productos que podría derivar.

Es la voz de un sector del agro organizado que ha estado estudiando más de 30 años y que hoy surge con un proyecto que parece está siguiendo el trámite formal en el ente regional desde donde han emergido muchos proyectos millonarios, pero por falta de sostenibilidad en cuanto a cultivo, producción, calidad y mercado, han desaparecido. Parece que ahora vale apostar por un proyecto que completa la cadena productiva. Que así sea.

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email