Nunca más

Ojalá nunca más se dieran tantas desigualdades en el país, tanta falta de respeto a los orígenes de los peruanos en una tierra tan rica en diversidad racial y cultural que no valoramos su real dimensión como humanos y por lo que seríamos capaces de conseguir con toda esa particularidad de la peruanidad. Obvio que es un tema educativo, también.
Nunca Más también se ajusta a lo que pasó en nuestro país en la época del terrorismo, donde muchos pueblos de la sierra del país estuvieron entre dos fuegos, por un lado la Armada Peruana y por otro lado Sendero Luminoso. Era la época del terrorismo que nunca más debe repetirse en el país. Pero, para ello se debe luchar por eliminar los “caldos de cultivo” que generan rebeldías extremas. Eso es real y no debemos taparnos los ojos si queremos una patria libre y en paz.
También la frase Nunca Más se puede ajustar a no tratar de negar el sacrifico, acierto y enorme riesgo que corrieron los muy bien preparados comandos peruanos que liberaron a los rehenes de la casa del embajador del Japón, cuando miembros del otro grupo armado que tuvo el país, el MRTA, lo habían tomado poniendo al filo de la muerte a decenas de personas. Fueron reconocidos como héroes por el Congreso de la República en días pasado, y nos parece que ya era hora. No hay que ser mezquinos. Si bien cumplieron con sus funciones, por el contexto sociopolítico de ese momento ameritaba destacarlo así.
El otro tema, como el Vaso de Leche que se recordó hace poco a su creador el político de izquierda, exalcalde de Lima, Alfonso Barrantes Lingán, Nunca Más debe cometerse evidentes ilícitos en agravio del Estado y acto criminal en agravio del estómago de miles y miles de niños del país. Es que en una temporada los beneficiarios no recibieron el valor nutricional que obligaba la norma y muchos alcaldes se confabularon con empresas, para recibir su porcentaje y dar a los niños cualquier cosa, menos un nutritivo vaso de leche. Eso en la actualidad parece haberse corregido.
Cuántos Nunca Más podríamos ir anotando, y ante las proximidades del Día Internacional del Trabajo y acuñando es eslogan de protesta de los trabajadores de EsSalud, “CAS nunca más”, han logrado que el Congreso apruebe la ley que les permitirá dejar la modalidad de contrato Cas y pasarán a la Ley 728 que les entregará beneficios negados, justo a unos días de celebrarse el Día Internacional del Trabajo. Lo celebrarán bien.
En este caso, el tema es que no solamente en EsSalud existen trabajadores Cas, lo hay casi en todas las instancias de las entidades estatales y esta nueva normativa puede motivar petitorios que se acojan a este precedente legal para que otros sectores de trabajadores Cas exijan ser absorbidos por la Ley 728, que entre otros beneficios les reconoce 8 horas de trabajo, aguinaldos por Fiestas Patrias y Navidad, así como derecho a CTS.

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email