Por: Hugo Percy Zamora Perea
Médico Dermatólogo.

El día 7 de Abril se celebró el Día Mundial de la Salud, en nuestro medio se hicieron algunas actividades que mitigan mas no modifican o solucionan los problemas de base que afronta nuestro sistema de Salud, aislados comentarios de algunos colegas y los medios periodísticos muy pocos comentarios aportando ideas para mejorarlo, a pesar que la Salud es un tema primordial y de comentarios constantes de la población en general. Quién no estuvo enfermo alguna vez o quién no tuvo un familiar enfermo, hospitalizado y llegó a la conclusión que con buena salud lo demás es posible.

Fue un diciembre de 1945 cuando las delegaciones de Brasil y China impulsaron la idea de la creación de una organización Mundial de la Salud, en Julio de 1946 se aprueba la constitución de la Organización Mundial de la Salud (OMS), constitución que recién el 7 de Abril de 1948 empezó a ejecutarse.

“La Salud es un derecho irrenunciable, el objetivo social importante en el mundo es lograr el grado más alto posible de salud, nuestra participación individual y colectiva es un deber en la planificación y ejecución de nuestro sistema de Salud, los gobiernos tienen la obligación de cuidar la salud de los pueblos”, son algunos puntos de la Declaración de Alma-Ata, Conferencia Internacional sobre la atención primaria de salud, llevada a cabo en la ex URSS, del 6 al 12 de setiembre de 1978. Se consideró como una acción urgente por parte de todos los gobiernos del mundo y de cada uno de nosotros sea o no personal de salud involucrarnos en un solo objetivo.

El día 21 de noviembre de 1986 la primera Conferencia Internacional sobre la promoción de la Salud reunida en Ottawa- Canadá- dio a conocer una carta con el objetivo por alcanzar: “Salud para todos en el año 2000”, en uno de los varios objetivos de esta reunión fue la de alcanzar la: “Equidad Sanitaria, reducir las diferencias en salud y dar oportunidades y proporcionar los medios que permitan a la población adquirir al máximo su salud potencial”, ponía pre- requisitos donde tenían que basarse cualquier mejora de la salud, como la Paz, la Educación, la Vivienda, un Ecosistema Estable, la Justicia Social y la Equidad.

Estamos en el año 2014, si bien se han logrado mucho en lo referente a la salud a nivel mundial, pero no es difícil darse cuenta que los sistemas de salud, elementos fundamentales en la base de una sociedad, no están funcionando lo bien que deberían y podrían. El descontento popular va en aumento, y las estadísticas no nos son favorables para atenuar el problema.

La OMS nos dice que los objetivos detallados no son utópicas, que generan ilusiones y  vanas esperanzas sino, nos alienta a alcanzarlo y nos pone sí una condición, que es el de esforzarnos lo suficiente cada uno desde el lugar que le tocó estar, con nuestras acciones responsables, facilitando los recursos necesarios para lograrlo.

Nuestros gobiernos deben realizar un análisis de los resultados en sus políticas de salud, que logros han alcanzado, sincerarse que estos sistemas de salud nos están encaminando hacia objetivos que aportan poco a la justicia social y a la equidad que nos menciona la declaración de Alma- Ata. Estos objetivos muy importantes deben cumplirse a base de trabajo, organización responsable, que los programas de salud no sean “aspirinas”, efímeros, sino proyectos continuos, que la defensa de nuestra Salud Pública sea el estandarte de todo gobierno de turno como su mejor plan de trabajo en equipo por todos, ya que en la práctica la Salud y la Educación siempre sufrieron el recorte presupuestario.

“Así como existe una línea de pobreza digna, existe una línea de Salud digna, debajo de esa línea el estado de salud es indigno, es indigna la desnutrición,  es indigna la existencia de enfermedades prevenibles que resultan de fallas sanitarias higiénicas elementales como el acceso a agua potable, es indigno morirse de enfermedades que se curan, es indigno no poder aliviar el sufrimiento”.

Tener una óptima Salud Pública es la que nos hace iguales, porque hace que todos tengamos una buena calidad de vida, sin distinción de raza, estatus social, económico y credo, es nuestro deseo sentir orgullo por nuestra Salud Pública, porque eso nos garantiza la igualdad. No se solucionan con campañas, más nuestros gobernantes tiene que afrontar los problemas de base, sino se convertirán en meros atenuadores de la salud.

Todos los años la OMS, por sugerencia de los países miembros elige un Tema central, este 2014 “las Enfermedades transmitidas por vectores” es el indicado.

Las enfermedades transmitidas por vectores que causan mayor impacto en la región de las américas son: la Malaria o Paludismo, el Dengue, la Enfermedad de Chagas, la Leishmaniasis, la Filariasis Linfática, la Esquistosomiasis y la Ceguera por Tracoma.