Otra vez y sin ánimo de pecar de  puristas en cuanto al uso de nuestro idioma, tenemos,  como obligación natural, que discrepar con los colegas de un diario capitalino que al alimón con alumnos de una prestigiosa entidad  de innegable prestigio, desarrollaron  una encuesta para determinar qué programa televisivo era el mejor estructurado  y cuál era su cobertura entre la teleaudiencia tanto capitalina como a nivel nacional.

Sin duda, el trabajo realizado  fue meritorio; lamentablemente, tenemos que decirlo,  adoleció de esa esencia natural  e invariable para todo hispanohablante, como es el respeto a la estructura académica del idioma, al manifestar en su fonética, términos  totalmente equivocados que desnaturalizaron la idea de lograr establecer qué  noticiarios   eran los que capitalizaban el favor del público  televisivo.

Cabe decir, además, de dicho propósito,  adicionalmente se buscaba determinar qué noticiero merecía un premio por su calidad ética  e informativa. La encuesta sindicó a Federico Salazar, mientras que los noticiarios de América Televisión, Panamericana, Andina y Frecuncia Latina; lideran la encuesta.

Aquí no se trata de establecer quien ganó o si lo hizo  bien o mal; el asunto es, que el texto periodístico con que dan a conocer los resultados de dicho trabajo, esta plagado de  dislates que además de desinformar, atentan contra el buen hablar y el mejor escribir, pues allí se lee  siete veces la palabra  NOTICIERO, refiriéndose a los programas de televisión, sin parar en mientes que el verdadero nombre de los programas televisivos o radiales es,  NOTICIARIO, correspondiéndole el de NOTICIERO a la persona que lee o da las noticias.

Remarcamos que se precisa dar a conocer así, con altura, el real valor de cada palabra de nuestro idioma,   a una sociedad que vive pendiente del quehacer periodístico, pues considera que un periodista es un hombre culto. No los defraudemos.

Obviando otros muchos dislates que a diario adornan las líneas periodistas, queremos cerrar esta nota denostando  el uso del término EVENTO, como indicativo de una actividad festiva o deportiva, craso error, el término evento se usa para reseñar un suceso eventual, es decir  significa eventualidad, mientras que todo acto significativo que desee darse a conocer, no  es un evento sino un certamen, o una actividad, etc.

Para cerrar transcribimos lo que dice el texto de la RAL sobre tales términos: Noticiario: película cinematográfica que ilustra sobre sucesos de actualidad. Programas de Radio o Televisión, que dan a conocer noticias. NOTICIERO : persona que da noticias como oficio.

¿ estamos ?.