• Dicen fue de película y lograron hacerlo sin enfrentamientos.
  • En por lo menos dos oportunidades intentaron recuperar embarcación con Capitanía y Fiscalía, pero no pudieron.

 

Como es de suponer, estaba al borde de la desesperación porque su lancha estaba retenida más de dos meses sin trabajar y con la mercadería (comida) malograda en la congeladora y sin ninguna esperanza de ser liberada ya que el problema de la comunidad nativa Santa Rosa y Belén del río Corrientes, no es de solucionarse en días ni meses, tal vez en años.
Como se recordará hace más de dos meses los pobladores indígenas de la comunidad de Santa Rosa, río Corrientes, retuvieron varias embarcaciones en una acción de protesta contra la comunidad vecina de Belén, que a decir de ellos logró un título de propiedad de su territorio quitándoles áreas, lo que fue analizado en la Dirección de Agricultura a través de su Dirección de Saneamiento Físico Legal – Disafilpa. El resultado fue que no había tal atropello, por lo que el reclamo tendría que hacerse en la vía judicial.
Mientras esta aclaración se hizo en Iquitos, las naves fluviales continuaban retenidas frente al reclamo de sus propietarios y todo continuó igual hasta que el reciente lunes hicieron una operación de escape, que fue logrado.
Se conoce que a orillas de la comunidad Santa Rosa estaban retenidas las embarcaciones “Rosmil” que cuenta con un empujador y barcaza, así como la nave fluvial “Hilal III”. Esta última embarcación fue rescatada, con una estrategia casi de película. Felizmente no se dio enfrentamiento alguno.
El rescate del “Hilal III” ocurrió cuando fue un relevo del tripulante y al mismo tiempo estaba instruido para ver la posibilidad de escapar. Llevo las herramientas necesarias como una cizalla gigante para cortar el cabo que atravesaba el río, y así poder dejarse llevar por la corriente del río sin hacer ruido.
Fue de película, nos manifestó una fuente confiable, que no deja su sorpresa de que por lo menos en dos ocasiones las autoridades de Capitanía de Puerto, la Fiscalía y la Policía, no pudieron liberar las embarcaciones retenidas en ese sector del río Corrientes.
El rescate de la “Hilal III” se dio aproximadamente a la media noche en medio de una densa neblina, cuando lograron romper el cable que ataba a la nave, bajaron con la corriente del río y en una curva encendieron los motores, y así lograron escapar. Los pobladores se dieron cuenta cuando estaban a unos 200 metros de distancia.
Esta operación de rescate se debe haber realizado en un ambiente de mucha tensión, teniendo en cuenta que los pobladores indígenas de Santa Rosa no han aceptado que el problema de titulación de tierras que tienen con su comunidad vecina y hermanos indígenas, no es culpa de las embarcaciones privadas que circulan por el río Corrientes. Aunque todavía se ha quedado retenida una nave fluvial de un propietario distinto a la rescatada. (Diana López M.)