• Jazmín Ruíz, especialista ambiental de Reserva Pacaya y Samiria, desarrollan proyecto
  • Playas artificiales empezaron a construir el mes de julio con apoyo de padres y madres de familia

 

Una mañana de aniversario disfrutaban 409 alumnos del turno de mañana y tarde de la institución educativa inicial 313, donde se desarrolla un hermoso proyecto de reproducción de “taricayitas”, con la mirada atenta, emocionada y curiosa de niños y niñas, que junto a sus padres y madres participan de esta experiencia medio ambiental; y veían nacer a los pequeños quelonios.
“Nos hemos organizado con los padres de familia para poder trabajar este proyecto. La playa hemos empezado a hacer el mes de julio”, dijo también una emocionada profesora y coordinadora de las docentes en el proyecto, Ingrid Celis Flores, con el apoyo de la directora encargada, Rosa Vásquez Vela.
“Con Sernanp hemos ido a uno de los puestos de vigilancia de donde hemos traído nuestros huevitos. “Es una experiencia viva. Ver cómo nacen, qué comen, dónde viven. Previo a ello hemos preparado y dado las clases referente al proyecto”, dijo la coordinadora Ingrid Celis.
También la experiencia se puede hacer en casa, como con las plantas cuando se puede reproducir. “Un niño me dijo que tiene en su casa una taricaya grande y su mamá dice que le van a comer, entonces le dije si tienen una taricaya grande esperen que ponga los huevos y después le coman, para que así de esos huevos nazcan más”, dice convencida la docente de la importancia de preservar la especie.
De su parte, Jazmín Ruíz Pezo, especialista área de comunicación ambiental de la Reserva Pacaya y Samiria, dentro del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas – Sernanp del Ministerio del Ambiente, informó: “Venimos trabajando más de una década con las instituciones educativas y con las instituciones que quieran trabajar con el medio ambiente”.
El proyecto se llama “Manejo de Taricaya con fines de Educación Ambiental”. Ellos entregan nidos de taricaya que son donados por grupos de manejo que son de las comunidades del interior y de la zona de amortiguamiento de la Reserva Nacional Pacaya Samiria.
“Pronosticamos que entre se darán el 60 a 80% de nacimientos, el punto de eclosión, según como esté puesta la playa artificial. Tiene que tener bastante sol para que puedan incubar bien. Normalmente estas crías están naciendo entre dos meses, con la experiencia que estamos teniendo en esta institución educativa inicial 313”. El proceso es conocer el desarrollo de esta especie que es vulnerable.
“Todas las crías nacidas tienen que ser liberadas dentro del área de la Reserva Pacaya Samiria. Todos los profesores que han estado trabajando con nosotros tienen conocimiento que se van a organizar para que los mismos profesores liberen estas taricayitas, lo estamos proyectando que sea en Nauta Caño, que está a unos 45 minutos de la ciudad de Nauta. Están todavía naciendo”, señaló la especialista ambiental.
Otras entidades que han trabajado sus playas artificiales este año 2018 son el CREA, colegio Maynas, Formabiap y el colegio inicial María Reiche. Felicidades por el esfuerzo de todos los que participan en este proyecto de vida armónica con la naturaleza, con el medio ambiente.
(Diana López M.)