Las quejas de los vecinos de la zona baja de la calle San Martín, que fueron oportunamente recogidas por el alcalde de Maynas y puestas en conocimiento de la policía, propiciaron un operativo sorpresa para intervenir a consumidores y micro comercializadores de estupefacientes en esa zona. En el operativo participaron 70 efectivos policiales (DIVANDRO y Comisaría de Morona) y canes antidrogas.

Los vecinos participaron activamente en la destrucción de los fumaderos y agradecieron la preocupación del alcalde de Maynas por la seguridad ciudadana y la eficiencia de la policía.