• Autoridades tomaron el caso

Una menor de edad denunció que venía siendo explotada laboralmente  durante tres años. La adolescente de iniciales J.S.A. (17) proveniente de la comunidad Soledad, río Curaray, indicó que desde hace años ha venido laborando como empleada doméstica  en el domicilio ubicado en calle Iquitos con Távara, de la Sra. Asteria Pinchi Mori, donde habría sufrido constantes maltratos físicos, psicológicos y explotación laboral.

La menor habría manifestado además  que la familia para quien trabajaba  no le pagaba ningún centavo por realizar las labores domésticas en el hogar con el pretexto de que le daban platos de comida y le daban ropa.

Asimismo, indicó que la última  presunta agresión física y psicológica por parte de su patrona, quien en ese momento se encontraba con presuntos signos de ebriedad, fue el día sábado 14 de octubre del presente, lastimándole muy fuerte la nariz hasta hacerle sangrar y por último le habría  arrastrado hacia la calle botándole con ropa encima a altas de  horas de la noche.

Según algunos testigos, la  menor habría sido rescatada y acogida por la señora Rosa Silva Arimuya, quien le brindó casa y cobijo a la jovencita; asimismo, hizo conocimiento del hecho a las autoridades.

Hasta el lugar se hicieron presentes, la fiscalía especializada, agentes de la policía y los serenos de Punchana, ambas fueron conducidas a la dependencia policial mencionada para las investigaciones del caso.

La joven muchacha se encuentra en la Fiscalía de Familia, donde determinarán la situación actual de la menor, quien no cuenta con familiares en la ciudad. (C. Ampuero)