Mejor aspecto

En un mejor estado se les viene notando a las pistas de la ciudad de Iquitos, debido al reasfaltado realizado en diferentes calles y avenidas que se encontraban en una situación calamitosa. Se espera que en algún momento podamos decir que el 100% de las vías se encuentran transitables.

Aquí tenemos que ser realistas en el sentido de que si bien todas las calles de Iquitos no podrán ser de concreto de la noche a la mañana y estar asfaltadas, es urgente considerar a las calles de tierra, arena y de greda, que también deben tener el mantenimiento del caso.

Este descuido se nota en casi todos los asentamientos humanos donde una niveladora no ha pasado hace muchos años. Sabemos que existen técnicas para afirmar los distintos tipos de suelos y estar en condiciones que facilite el tránsito de vehículos y peatones.

Partir de nuestra realidad y de nuestros recursos es un tema que nos falta asimilar y valorar. Así contaremos con una ciudad que se adapta a diversas situaciones, porque enorme presupuesto ya no tenemos para hacer todo rápido. Cuando se pudo financiar con los millones del canon petrolero, no se hizo.

En la actualidad la crítica economía hace que se rebusque para el financiamiento de obras y con uno, y otros conceptos presupuestales se viene consiguiendo la aprobación de infraestructuras. Aunque nuestra calidad de vida comunitaria sigue siendo precaria en un alto porcentaje.

A nuestra ciudad le falta limpieza, adornarla con plantas ornamentales y de otras especies, dependiendo del espacio que se puede tener en el frontis de la casa o de cualquier propiedad. Se muestra descuidada y lo que puedan hacer en cumplimiento de sus funciones, las autoridades, como la arborización que se viene realizando en Iquitos, merece que colaboremos cuidando las plantas.

Eso representa una cultura de ciudadanía, que se trata de personas que cumplen con su deber, para tener una ciudad por donde tengamos el gusto de transitar. Aunque también necesitamos seguridad y esperamos que en ese tema las autoridades logren una estrategia con resultados positivos.

Lo que parece es que no atacamos los problemas desde la raíz, es por ello que pareciera que la lucha contra la delincuencia común, por ejemplo, es un tema de una eternidad, caso los “capos” de las bandas de robamotos. En otras palabras, si los cabecillas no caen, el problema continuará y nuestras calles con pistas reparadas y jardines con flores, se afearán por la inseguridad.

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email