-Joven se encuentra en cama 6 de infectología

-No son de acá y no tienen a nadie como donante.

Cada vez que un paciente humilde llega al hospital en busca de recuperar su salud, se nota la precariedad del banco de sangre o lo complejo que significa contar con una unidad de manera inmediata.

Ayer se pudo comprobar lo dicho una vez más, cuando la señora Edelmira Coquinche, pidió a la prensa subir al segundo piso del Hospital Regional para ver el caso de su hijo Óscar Mashacuri (21) quien fue mordido hace 15 días por un jergón.

“Hemos venido hace días y mi hijo necesita de dos unidades de sangre Rh O positivo, pero abajo nos piden que llevemos a familiares donantes, mas no somos de acá. Me dicen que su padre le done pero él ha muerto hace años entonces no sabemos qué hacer por lo que pido a alguien que quiera acercarse para donar sangre y así le puedan dar a mi hijo que fue dos veces mordidos en el pie y la pierna por el jergón cuando sacaba madera”, contó Edelmira.

Contó que el joven era el sustento de su hogar por lo que siempre tenía que arriesgar su salud y vida al ingresar a la zona para sacar madera. “No tenemos otros ingresos por lo que él se arriesga para ganar algo de platita, espero que alguien pueda llegar hasta acá para apoyarnos con la sangre”, mencionó la madre. El joven está internado en la cama 6 del departamento de infectología del Hospital Regional.