Los conflictos sociales

Por: Pedro Nicanor Azabache De La Cruz

El hombre ha nacido libre, y sin embargo, vive en todas partes entre cadenas. Él mismo que se considera amo, no deja por eso de ser menos esclavo que los demás. Enuncia Juan Jacobo ROUSSEAU, en su obra «El contrato Social.»
La más antigua de todas las sociedades, y la única natural, es la de la familia; sin embargo, los hijos no permanecen ligados al padre más que durante el tiempo que tienen necesidad de él para su conservación. Tan pronto como esta necesidad cesa, los lazos naturales quedan disueltos. Los hijos exentos de la obediencia que debían al padre y éste relevado de los cuidados que debía a aquéllos, uno y otro entran a gozar de igual independencia. Si continúan unidos, no es ya forzosa y naturalmente, sino voluntariamente; y la familia misma no subsiste más que por convención. Comenta también Juan Jacobo ROUSSEAU.
«Encontrar una forma de asociación que defienda y proteja con la fuerza común la persona y los bienes de cada asociado, y por la cual cada uno, uniéndose a todos, no obedezca sino a sí mismo y permanezca tan libre como antes.», es la base de su obra «El contrato Social», del mismo autor.
Si analizamos un poco estos enunciados, veremos que ellos están referidos a la persona, a la familia y en especial a la dependencia y consecuente independencia de sus miembros como parte de la sociedad, así como a las que se derivan y se contraen como producto de su desenvolvimiento para la subsistencia en el mundo.
La relación de dependencia e independencia que inicialmente se genera en la familia, toma connotación relevante, cuando corresponde a un análisis de una sociedad y a los conformantes de pueblos y países de nuestro universo.
Y si a esto sumamos, los intereses de personas, deberes y derechos de pueblos y naciones, así como exigencias y limitaciones para cumplirlas, es cuando se suscitan controversias que desde mucho tiempo atrás ha sido motivo de estudio y que por su peculiar naturaleza, ha tomado el nombre de conflictos, y como éstos se han generalizado en la sociedad, toma el nombre de «conflictos sociales.»
¿Cuál es la importancia para el común de los vivientes, de la existencia de los «conflictos sociales»? Hagamos un análisis previo de lo que se entiende por este fenómeno.
Lewis A. Coser, define como «conflicto», desde un punto de vista sociológico, como una lucha por los valores y por el estatus, el poder y los recursos escasos, en el curso de la cual los oponentes desean neutralizar, dañar o eliminar a sus rivales. Como un conflicto va ligado necesariamente a grupos humanos, entonces, conflicto social será cuando transciende lo individual y proceda de la propia estructura de la sociedad.
Para Ralf Dahrendorf, el conflicto es un hecho social universal y necesario que se resuelve en el cambio social.
De acuerdo a Hobbes, quien tiene visiones más radicales, la sociedad está en cambio constante y es integrada por elementos contradictorios.
Y efectivamente, la sociedad en el transcurrir del tiempo, se ha visto involucrada en cambios constantes y elementos o hechos sumamente contradictorios y si no recordemos los grandes cambios sociales producto de conflictos que movieron  a la sociedad, como por ejemplo:
La lucha por la independencia de las naciones, entre ellas la más importante, la revolución francesa.
Las luchas por la independencia de los países americanos y dentro de ellas la que correspondió a la independencia del Perú.
El conflicto social que generó el cambio más significativo para la clase trabajadora, esto es el establecimiento de las ocho horas laborales (01 de Mayo de 1886), producto de la reivindicación de la jornada laboral por parte de trabajadores norteamericanos, cuando lo habitual en aquellos años eran jornadas de entre diez y doce horas.
Las luchas de los partidos políticos que generara enfrentamientos entre la sociedad civil y el Estado, como por ejemplo el caso del peronismo en Argentina, el caso del partido aprista peruano en el Perú..
Y no dejemos de mencionar también los conflictos sociales de los gremios sindicales en sus distintas posiciones u objetivos
Para finalizar este pequeño comentario que pretende resaltar las causas que originan un conflicto social, así como los objetivos que se busca con los mismos, como se ha analizado de una manera muy breve, éstos han marcado historia en el mundo y en la persona humana, por la razonabilidad de los objetivos que se busca, caso de la independencia de naciones, del establecimiento de las ocho horas laborales, pero actualmente vemos con mucha preocupación que se pretende dar el nombre de un conflicto social a intereses personalizados, de grupos o gremios, recurriendo muchas veces a requerimientos que por su naturaleza no son atendibles por estar regulados por ley o norma expresa.
Pero lo más preocupante es que los llamados «Conflictos Sociales» que presenciamos día a día, van acompañados de una violencia incontrolable que se sale de los contexto universales de una verdadera lucha o «conflicto social», que incluso pierde ya el verdadero objetivo de beneficio, y finalmente solo se consigue perjudicar a las personas e instituciones y ahondar los problemas con los que convivimos en nuestra sociedad.
Será posible que en algún momento se llegue a entender la frase de Juan Jacobo ROUSSEAU, «Encontrar una forma de asociación que defienda y proteja con la fuerza común la persona y los bienes de cada asociado, y por la cual cada uno, uniéndose a todos, no obedezca sino a sí mismo y permanezca tan libre como antes.»
Les  dejo esta reflexión para que la compartamos y pongamos en práctica.

Comments are closed.