• Gerente de AARMAN, Carmen Núñez Rengifo.

• “Exigimos que nos incorporen a la Ley de Promoción e Inversión de la Amazonía, la Ley 27037”

• Ello porque “estamos pagando el Impuesto a la Renta del 29.5 por ciento, que nos incorporen y nos bajen al 10 por ciento”.

• “No es posible que nos sigan dando este trato a quienes generamos primeramente, trabajo, traemos la comida la mesa, abastecemos a toda la Amazonía”, declaró Núñez.

La Asociación de Armadores de Loreto en coordinación con el transporte MULTIMODAL (UGTRANM PERU), están convocando a los transportistas fluviales al Paro Regional del Transporte Fluvial Amazónico de 24 horas que se realizará el día lunes 4 de julio y también a la movilización pacífica del día martes 5 de julio a las 3.30 de la tarde, teniendo como punto de concentración la plaza 28 de Julio.

Así informó la gerente general de la Asociación de Armadores Navieros y Actividades Afines de Loreto – AARMAN, Carmen Núñez Rengifo. “Nos unimos al paro regional del 4 de julio, acataremos para exigirle al gobierno que seamos escuchados. Como primer pedido de plataforma es que se subvencione el combustible del transporte fluvial de carga y pasajeros en toda la Amazonía”.

Indicó que caso contrario de no ser escuchados y no tener respuesta, “lamentaremos elevar el flete y el pasaje a la población, lo que nos resulta penoso y lamentable, pero no tendremos otra alternativa, lamentable que quienes van a pagar los platos rotos son nuestra gente de a pie. Por eso estamos considerados la ciudad más cara del Perú”.

Agregó: “También exigimos que nos incorporen a la Ley de Promoción e Inversión de la Amazonía, la Ley 27037, porque estamos pagando el Impuesto a la Renta del 29.5 por ciento, que nos incorporen y nos bajen al 10 por ciento. No es posible que nos sigan dando este trato a quienes generamos, primeramente: trabajo, traemos la comida la mesa, abastecemos a toda la Amazonía”.

Núñez Rengifo, explicó que los armadores ya no pueden seguir subvencionando a la población, “en la práctica eso está pasando, ello es un rol del Estado y no de las empresas privadas”.

Señaló que la Asociación de Armadores y los transportistas fluviales invierten en sus naves con su propio dinero, para dar servicio a toda la Amazonía y no le pide un solo centavo al Estado. “Desde aquí estamos pidiendo lo justo al gobierno”.

El combustible más caro de Sudamérica está en Iquitos y la región Loreto. Reiteró la gerente de la Asociación de Armadores. Son los lugares más caros del Perú, lo que hace que se incremente la extrema pobreza, desnutrición, enfermedades y se incrementa también la trata de personas dentro de esto la prostitución.

Precisó que, paralizará todo el transporte fluvial y los embarcaderos fluviales, en protesta por el maltrato económico y social a nuestra región, ejercida por las entidades públicas que administran nuestras actividades en el transporte fluvial, desde el centralismo Limeño, incrementando sistemáticamente los cobros indebidos y trabas burocráticas declaradas ilegales.

Viene exhortando a través de una convocatoria pública a que el pueblo loretano se sirva proveerse de alimentos y artículos de primera necesidad por el paro convocado.

Detallan que de no prosperar la lucha por la subvención del combustible para las embarcaciones en el transporte fluvial, lo que se viene es un aumento al 100 % del costo de los pasajes y fletes de la carga doméstica.

Las empresas de transporte fluvial ya no pueden seguir subvencionando el transporte de carga y pasajeros en toda la Amazonía por lo que exigen la reducción del Impuesto a la Renta al transporte fluvial de 29.5 % al 10 %, para lo cual, a la actividad del transporte fluvial de carga y pasajeros se le debe incorporar a la Ley 27037 de Promoción de la Inversión en la Amazonía.

Así como la eliminación de los cobros indebidos y trabas burocráticas ilegales impuestos por las entidades públicas que administran el transporte fluvial en la Amazonía. De igual forma, rechazan la imposición de normas marítimas internacionales en la Amazonia con fines recaudatorios.

Sí están de acuerdo con el derecho natural de la navegación fluvial en la Amazonía. Al mismo tiempo exigen que las entidades que administran el transporte fluvial deberán rendir cuentas del dinero recaudado durante los últimos 30 años. “Dinero que no sabemos su destino y que no ha sido reinvertido en la Amazonía, ni en la seguridad en nuestros ríos. Rechazamos tajantemente los cobros indebidos y trabas burocráticas ilegales”, finalizó Carmen Núñez Rengifo. (DL)
FOTOS Carmen Núñez —wsp

Artículo anteriorPlanta de oxígeno de fabricación china funcionó solo tres semanas en el hospital regional
Artículo siguienteSALA PENAL