Todo el mundo sabe que la leche materna es insustituible, única e irremplazable. No hay en ninguna parte un producto de tan alta calidad que siquiera pretenda acercarse a la bondad de su contenido que sirve al bebé para su alimentación, sin necesitar ningún suplemento, sino hasta después de seis meses, como mínimo, de nacido.
Por eso, sorprende y llama la atención, que un reconocido pediatra de nuestro medio, el médico Edwin Villacorta, haya dicho públicamente a través del noticiario Loreto Noticias de Loreto TV, que algunos médicos pediatras, están recomendando a las madres leches fabricadas en laboratorios, aduciendo que estos productos vienen con una fórmula especial para un mejor crecimiento de los niños y que por eso, si quiere tener un niño sano y fuerte, deberían alimentarlo con tal o cual leche.
El conocido galeno agregó que en premio a esa  recomendación,  son invitados a participar en conferencias sobre productos médicos, seminarios en el extranjero con todos los gastos pagados. Esto no es más que la muestra de que los intereses de los grandes laboratorios no se detienen ante nada. Ni ante los niños.
Este panorama nos ha llevado a escribir esta nota para alertar a las madres de familia para que no se dejen influenciar por esas personas que sin interesarles en lo mínimo las consecuencias que podrían acarrear posteriormente esas fórmulas lácteas, recomiendan o mejor, recetan, tal o cual leche para los niños lactantes.
Insistimos, no hay mejor alimento para el niño que la leche materna. Y  recomendamos, que por sobre todas las cosas, no se debe traficar con la salud de la gente.