“Las instituciones del Estado no tienen un rumbo claro y común en el rubro de artesanía y turismo”

  • Antonio Vásquez, consultor especialista en cadenas productivas y mercados de artesanías
  • Considera que Loreto no tiene ese proceso para poder afianzarse en el mercado nacional e internacional.

En nuestra ciudad se encuentra el consultor y especialista en cadenas productivas y mercados de artesanías, Antonio Vásquez, quien viene buscando identificar potencialidades en el sector artesanal, así como lograr un acercamiento con mujeres y hombres artesanos a quienes pretende orientarlos en la búsqueda del tan ansiado mercado nacional e internacional, respecto a los productos que vienen generando las comunidades, este proceso también incluye asesoría para su estructura de precios conforme a las características del mercado, así como determinar el segmento y nichos, canales de venta de productos artesanales, incluyendo ferias exitosas.
Antonio Vásquez, quien actualmente trabaja en el Centro de Innovación Tecnológica y Transferencia Productiva (CITE) en la ciudad de Ayacucho, explica, “Mi objetivo es tratar de articularlos al mercado nacional e internacional. Contar un poco las experiencias exitosas a lo largo de los últimos años que estoy metido en el negocio, podría decir que las experiencias que han tenido mayor éxito en la zona sur del país como Ayacucho, Huancavelica, Apurímac, son las que han estado en un proceso de innovación constante, la artesanía no es algo que tú puedas vender hoy y la puedes seguir vendiendo igual a no ser que estés en una zona como Cuzco donde hay un flujo turístico increíblemente grande que te permite vender cualquier cosa; pero en zonas donde el flujo turístico es bajo, ahí tenemos que estar innovando porque no todo lo que se va a ofrecer se va a vender de manera local, sino que hay que sacarlo y eso nos obliga a competir con otras regiones del país que tienen productos similares”.
“La selva tiene una particularidad, pero Amazonas en general, Loreto, en particular, y las otras partes como Ucayali, esos lugares ya tienen un posicionamiento pequeño, pero tienen, y Loreto, lamentablemente no ha hecho un proceso de insertarse en el mercado y ese proceso es lento porque no hay una visión compartida, las instituciones del Estado no tienen un rumbo claro común y las Ong cada una trabaja en su dirección. En el caso de Ayacucho, lo que hicimos fue seleccionar un grupo de productores que tienen potencial, que tengan un fácil acceso a la materia prima, que tengan una tradición en los procesos de producción con conocimientos de técnicas ancestrales, etc, y que tengan ganas”.
Comenta que en ese proceso se creó, en Ayacucho, un Consorcio Artesanal donde aglutinaron 20 artesanos y quedando 8, después de 15 años hoy en día tienen empresas de los cuales 4 exportan alrededor de 1 millón de soles, lo cual les permite ser las “locomotoras” que jalan la economía para esta región.
Otro de los puntos que se debe tener en cuenta es la calidad del producto, el mismo que debe ser uniforme y pulcro, pues esto ayudará a tener una mejor presentación al momento de venderlo al mercado nacional e internacional.
Expresa que acá también debe haber un compromiso por parte del Estado, en especial del local y regional, quienes deben apostar por las capacidades y calidad que tienen los artesanos y artesanas de nuestra Amazonía, “Se debe apostar por llevarlos a ferias nacionales e internacionales, generarles materiales de promoción, ayudarles a mejorar sus procesos y tecnificarles”.
“Existen tres tipos de mercado, el local que es muy limitado, el nacional que en estos momentos está manejando el doble de volúmenes de venta, en números se calcula que se debe vender unos 100 millones de dólares al año en el mercado nacional, puntos principales son Lima, Arequipa, Cuzco, y en estos momentos el norte. Mientras tanto en el mercado de exportación (internacional), en estos momentos se encuentra en bajada, está por 47 millones de dólares, en el primer trimestre se había vendido 15% menos que en el último trimestre del año pasado, y eso es peligroso porque el mercado de exportación consume productos que no tienen turismo”.
Asimismo, acota que se debe trabajar la relación entre el intermediario y el productor. “Si vemos al intermediario como un “mostro” y lo satanizamos y a veces el Estado y las Ong tienen ese facilismo de decir el culpable es él, cuándo no saben que sin el mercado no se mueve”. (MIPR)

One thought on ““Las instituciones del Estado no tienen un rumbo claro y común en el rubro de artesanía y turismo”