La lectura como centro de formación y conocimiento

Desde que el ser humano nace comienza su interacción social con la vida, una manera de hacerlo es a través de los sonidos percibidos y la forma de exteriorizar la respuesta creada, que se traducen en un lenguaje oral o escrito. Para ello debe aprender códigos que vienen siendo las letras y la forma correcta de pronunciarlas, y al lograr este proceso se convierte en un comunicador por excelencia. Para mantener este conocimiento en alto grado deberá practicar la lectura como sinónimo de información que le permita captar los mensajes como debería interpretarlos y hacer preguntas sobre lo que se quiere.  

   

¿Cuáles son las posibles causas por la que los niños leen mal?

Los padres le han inculcado a sus hijos a muy temprana edad el amor por la lectura al leer con ellos libros infantiles o cuentos para despertar su imaginación, su análisis y comprensión, para luego dejarles de tarea que lo hagan por sí mismos a medida que van creciendo con temas propios de su entorno, pero a veces ven con preocupación que aunque leen, lo hacen mal, esto podría obedecer a varias causas entre las cuales están:

  • Suministrar libros que no estén a su nivel y por lo tanto pierdan su interés en ellos.
  • Que tengan problemas de aprendizaje por ser disléxicos, tengan déficit de atención o trastorno del procesamiento auditivo.
  • Que se les dificulte la decodificación, o que no puedan reconocer la palabra a simple vista, y por ello se resistan a leer.
  • Se le presenten problemas visuales que no han sido detectados, como la miopía o astigmatismo, que le impidan ver bien el tamaño de la letra o su legibilidad.
  • La tecnología no ayuda en este aspecto, porque existen imágenes interactivas con audio en las cuales no tienen necesidad de leer, lo que le hace perder el hábito.
  • La facultad lectora también puede verse disminuida por el cansancio, la falta de sueño y por ende su concentración.
  • Problemas en el hogar que pudiesen interferir en su conducta normal de aprendizaje.

Estos posibles factores si no son atendidos a tiempo pueden generar en la persona apatía por la lectura, lo que significa un atraso en los objetivos y metas de cada individuo, una pérdida de interés por el acontecer del mundo, lo que podría llevar a ser solitario, convertirlo en una persona de poco vocabulario, y lo peor es que su intelecto nunca se desarrollaría.

Importancia de la lectura

La lectura  es la divulgación de la comunicación escrita, lo que llevó a la humanidad a ser perpetuos con la creación del libro en el que quedan registrados hechos reales o ficticios del pasado o  actuales, ingresando de esta forma a una instrucción o enseñanza que hoy en día se llama alfabetización, que por derecho pertenece al individuo en su condición de ser pensante, ya que lo lleva a ser una persona crítica. Leer en forma habitual es lo más recomendable en todas las edades, pero especialmente en niños porque les da las herramientas cognitivas, de juego y sociales tan necesarias en sus primeros años de vida, porque se llega a través de ellos por medio de las canciones, representaciones de personajes que los hace identificarse con estos.

Esto hará que el pequeño se interese en un buen texto, lo que lo convertirá en un fanático de la lectura, mientras que en los jóvenes su práctica funciona como apoyo en muchas doctrinas que los ayudarán a superar obstáculos en su desarrollo progresivo, porque los prepara para desenvolverse mejor a nivel académico, profesional, ante la sociedad y les ofrece estabilidad emocional elevando su autoestima.

Lo interesante en  la propagación de la lectura  es que se haga la costumbre, porque por medio de ella se incrementa la cultura, la creatividad, la memoria, la concentración, la confianza, el conocimiento, la comunicación; mejora el empleo del lenguaje, por ende la escritura; le permite al individuo hacer análisis que le ayudarán a resolver problemas y a obtener una mayor comprensión; le da la libertad de exponer sus pensamientos de forma ordenada y fluida; le permite viajar en el  tiempo y el espacio superando barreras, y también puede llegar a ser una alternativa de distracción para quienes leen ficción, por todo eso los libros son una gran bendición.

 

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email