• Fiscal habría frustrado
  • Llegó tarde al lugar y solo estuvo minutos en la diligencia y luego abandonó el sector raudamente

 

El fiscal Carlos Custodio Ramírez, fiscal adjunto de la Tercera Fiscalía Penal Provincial Corporativa de Maynas, tras varias horas de espera, llegó hasta la Urbanización Calvo de Araujo, para intervenir a unos presuntos autores de un asalto registrado en la calle San Lorenzo con Guardia Civil, en agravio de dos mujeres.
Sin embargo, una vez en el lugar, el abogado señaló que no era su diligencia, que no habría encontrado ni qué tipo de arma de fuego y que solo acudió al llamado de los agentes, por unas motocicletas, las cuales no estaban en el lugar y a decir del representante del Ministerio Público, no habría habido flagrancia.
Entre tanto, fuente policiales manifestaron que desde hacía varias horas estuvieron realizando un operativo de ubicación vigilancia e identificación de los sospechosos que se encontraban en una vivienda de la mencionada Urbanización.
Asimismo, señalaron que dentro de un inmueble se habrían encontrado los sospechosos y que dentro de uno de los cuartos había zapatillas, camisas, gorras, cascos, los cuales habrían sido usados durante el hecho delictivo, pero esto no tomó en cuenta el fiscal, por lo que salió de lugar raudamente.
Cuando el abogado fue abordado por ese medio comunicación, el fiscal adjunto señaló que las armas encontradas en una casa contigua tendrían que ser sometidas a un peritaje y luego de estas diligencias le tendrían que avisar a quién o quiénes pertenecían y que todo esto está bajo investigación, luego subió a la camioneta del Ministerio Público y se fue con dirección desconocida.
Los agentes policiales del departamento de investigación criminal y de la oficina regional de inteligencia, señalaron que el fiscal no habría realizado una correcta diligencia, ya que la policía tenía todo los elementos de convicción y pruebas para intervenir a los sospechosos, a pesar de todo esto, estas personas pasaron desapercibidas y quedaron libres como si nada hubiera pasado. (C. Ampuero)