• Exigen mesa de diálogo con autoridades para reconstruir viviendas.

El pasado lunes 9 de marzo, un incendio de grandes proporciones destruyó por completo 14 viviendas y dejó otras 3 parcialmente arruinadas en la calle Los Rosales y Miramar con pasaje San José en el sector II de Pueblo Libre, zona baja del distrito de Belén.
El siniestro dejó 114 familias damnificadas y 24 afectadas, la ayuda por parte de Defensa Civil, demás autoridades y de algunas organizaciones llegó de manera inmediata pero ahora los pobladores tienen que hacer frente a la naturaleza ya que, las aguas del río Itaya, como todos los años, amenazan con inundar esa zona.
Cada día el río Itaya se va abriendo paso entre las estrechas calles de la zona baja de Belén, por ahora, las carpas de los damnificados del incendio están a solo escasos metros del cauce del río; por ello, los pobladores exigen que se inicie una mesa de diálogo lo más pronto posible con la Municipalidad Distrital de Belén, Gobierno Regional de Loreto y demás instituciones competentes para discutir el tema de la construcción de las viviendas y la reubicación temporal en una zona alta de las familias que se quedaron en la calle.
Ramón Loja, dirigente de la zona y también damnificado, indicó que la congresista, Tamar Arimborgo, quien visitó el lugar del siniestro, se comprometió con la población a interceder por ellos y solicitar una mesa de diálogo con las autoridades competentes para ver el tema de la construcción de las viviendas, misma promesa les habría hecho también el alcalde de Belén, Richard Vásquez, pero, hasta la fecha no se concretiza nada y los moradores se empiezan a alarmar al ver que la inundación se acerca cada vez más.
“La inundación está al costado de nuestras carpas, nosotros no tenemos a donde ir, no sabemos que vamos a hacer, lo que queremos es que se lleve a cabo la mesa de diálogo que nos prometieron y que se construya las viviendas de las familias damnificadas para no estar en este martirio. De no recibir una pronta respuesta haremos una marcha hacia la municipalidad de Belén y al gobierno regional”, expresó Ramón Loja, dirigente y también damnificado.
“Estamos preocupados porque el agua está muy cerca y en un par de días toda esta zona estará inundada, en mi casa vivíamos dos familias, en total nueve personas que lo hemos perdido todo porque no quedó más que cenizas, las autoridades no nos hablan de una reubicación temporal ni nada, no sabemos qué vamos a hacer”, refirió el poblador damnificado Mauro Ramírez. (RG).