• Señala Ing. Dustin Valderrama, trabajador del Lote, quien espera que mañana se puedan reunir con el premier.

 

La semana pasada se pudo conocer que el premier César Villanueva estaría en Iquitos el día de mañana a fin de reunirse con la población y ver el tema del alza en el costo de los productos por el retiro del reintegro tributario. Así como para reunirse con los trabajadores del Lote 192 ahora afectados por la falta de producción y finalmente, viajar hasta la comunidad donde se registró el corte del Oleoducto Norperuano.
Sobre la reunión con los trabajadores del Lote mencionado, se dialogó con el Ing. Dustin Valderrama. “Esperamos que así sea, hemos tomado la información con cuidado puesto que aún no nos han hecho conocer la fecha y el lugar exacto para la supuesta reunión con el premier.
Lo que deseamos los trabajadores del Lote 192, es aportar para encontrar una pronta solución al problema tan grave para la región como es que el Lote no esté produciendo el hidrocarburo, por lo tanto, se perderán varios cientos de miles de soles de ingreso por canon petrolero.
Además, este es un año crucial para el Lote 192 ya que a través de Perúpetro se trasladaría a Petroperú y su socio. Este año debe definirse al socio estratégico. Hay muchos temas de interés que queremos resaltar si es que se llega a dar la reunión.
Muy independiente de quién sea el nuevo operador del Lote 192, la extracción no debe parar, debe darse una transferencia armónica en la producción. No debe parar tal como ocurrió en el año 2015 cuando salió Pluspetrol e ingresó “Pacific Rubiales” y luego “Frontera Energy”.
Este 2019 debe ser igual, nada debe justificar parar la explotación petrolera porque nos perjudica notablemente a miles de familias loretanas”, mencionó Valderrama.
¿Y por qué no plantean que brinden más seguridad al oleoducto?
-Ya se ha conversado ese punto con algunos congresistas, que vean una normativa articulada para que el gobierno garantice la integridad del oleoducto norperuano. Que el gobierno central ejecute la seguridad de la operación permanente del oleoducto. El gobierno podría poner incluso a miembros del ejército y así no habría tantos atentados y afectaciones al oleoducto norperuano.