Sobre el tema habla el monseñor Miguel Olaortúa

 “Es una tradición cristiana, acá la Navidad acaba el 01 de enero y eso me da pena. La Pifanía son manifestaciones de Dios, son los reyes magos de origen humilde, un Dios para todos, no sólo para los poderosos, sino para todos los necesitados, etc”, explica el monseñor.

Ese es un reconocimiento por los logros de hace muchos años, después que estuvimos trabajando a como dé lugar, gracias al esfuerzo de todos para que la Amazonía siga adelante”, dijo Olaortúa.

No es fácil que la situación cambie de la noche a la mañana, pero La Bajada de Reyes está presente en la mente de todos los cristianos y esperamos que las veladas que hagan en los diversos barrios, recuerden la humildad de los tres reyes magos que invadieron el pesebre de Belén para homenajear al Cristo Redentor.