“Se ha mostrado los documentos al director regional de salud sobre las irregularidades vistas en el hospital regional, pero no actúa, eso nos hace pensar que no está comprometido en la lucha frontal contra la corrupción”. Fue lo expresado por una dirigente del sindicato de trabajadores del nosocomio.
Esta crisis del hospital regional nos hace recordar cuando lo inauguraron con ambientes impecables de limpios, y con implementación adecuada con equipos se entiende muy modernos para la época. Han pasado más de 20 años y otros tanto de escándalos que comprometen su eficiente funcionamiento.
No cabe duda que el hospital regional está herido a profundidad sin que nadie pueda hacer mucho por este centro de atenciones de la salud de las personas, que le ha hecho mucho bien a Iquitos y a los enfermos que vienen de distintos lugares de la región.
Si bien los trabajadores denuncian, y están en todo su derecho, y las autoridades de turno poco o nada hacen eco o toman en cuenta sus pedidos de mejoría laborales internamente; ciertos trabajadores se coluden con las autoridades hospitalarias de turno o se suman a procedimientos irregulares en perjuicio del hospital, de los trabajadores y de la comunidad en general.
Cuentan los trabajadores sindicalizados que el año pasado las autoridades del hospital gestionaron 10 millones del SIS que han sido entregados en la presente gestión. “Esa transferencia era para asegurar el abastecimiento de medicamentos e insumos para laboratorio, farmacia, rayos x, equipamiento, para que los pacientes subsidiados del SIS tengan una buena atención”.
Pero, manifiestan que con esos recursos estarían pagando deudas anteriores, horas complementarias. Y no a todos, solo a médicos, enfermeras y técnicos en enfermería. Lo que les parece discriminatorio porque ellos también quisieran ser considerados. Es lo que dan a entender.
Entonces nos preguntamos, si el dinero es para medicinas y se estaría utilizando en otras necesidades. ¿Ello no importaría si a quienes ahora denuncian también les considerarían en los pagos? Y la denuncia porque se está tocando fondos para atender mejor a los pacientes con las medicinas y no se haría, dónde queda?
Por eso cuando se percibe que la corrupción está por todos lados, más nos convencemos que es un mal social que nos acompañará, no se sabe hasta cuándo, sino tomamos conciencia que tenemos todos y todas que ser parte del esfuerzo por actuar con corrección y firmes ante la corrupción que nos amenaza cada vez más, en convertirnos en una región y país inviable. En una nación que se desgarra por el accionar de sus propios hijos. Todo un reto del presente y futuro.