• Víctima era agredida por un miembro del Ejército

 

Hace una semana su pareja decidió terminar la relación e irse con otra persona a una quinta y empezar un nuevo amor. Sin embargo, el romance solo duró unos días y los golpes de puños y patadas empezaron a aparecer.
La víctima era una joven de 21 años, madre de dos gemelas de 7 años de edad quien pensó que con irse de su hogar y separarse de su marido su vida iba a ser mejor.
Fueron las hijas de Víctor Raúl Soplín quienes dieron aviso a su padre que su progenitora era agredida, presuntamente, casi a diario por Maycol Talexio Pichirri (22), miembro del Ejército, en el interior de la habitación que alquilaban.
Ante esta situación y al ver que sus hijas estaban expuestas a cualquier peligro, Víctor Raúl se trasladó hasta el cuarto en donde se encontraba su expareja junto con las menores para sacar a las niñas y ponerlas a buen recaudo.
Cuando el padre de familia llegó hasta el lugar, se dio cuenta que el agresor estaba dentro del cuarto por lo que empezó a recriminarle su mala actitud, empezando una fuerte discusión entre ambos.
Un poco más y se van a las manos, por lo que Víctor decidió retirarse del lugar. Sin embargo, el presunto agresor al ver la tensa situación salió de la quinta y se dirigió hasta la comisaría Moronacocha en donde denunció al padre de la menores de haber intentado atentar contra su vida con un grupo de colombianos que portaban armas de fuego. Cuando Víctor supo de esta denuncia y se dio cuenta que su exmujer e hijas no regresaban a su casa, decidió irse a la dependencia policial. En el lugar vio a las menores y a la madre de éstas, por lo que cuando trató de llevarse a sus hijas a su domicilio, le dijeron que no podía irse porque había una denuncia en su contra.
El hombre se quedó sorprendido porque él no tenía nada que ver en el caso, ya que era todo lo contrario. Víctor Raúl, dijo que en todo momento dentro de la dependencia policial, habría sufrido un presunto abuso de autoridad por parte de un efectivo policial. Luego de varias horas, finalmente el padre de familia, salió de la comisaría y junto a sus hijas y su expareja se regresaron hasta su vivienda, lugar en donde ahora permanecen los cuatro, a la espera que la relación pueda ser retomada para bien de toda esta familia. (C. Ampuero)