Al parecer fue víctima de un infarto La lluvia caía fuerte cerca de las tres de la tarde en toda la ciudad.

Una persona que se dedica a vender creolina por las calles de Iquitos, caminaba por la vereda de la empresa Sedaloreto. Nada hacía presagiar lo que ocurriría minutos después.Vecinos que viven por inmediaciones de la avenida Guardia Civil, en el distrito de Iquitos, contaron a este diario, que la persona que caminaba por este lugar, estaba bajo la lluvia, segundos después se desvaneció y cayó intempestivamente al suelo.Los pobladores corrieron para ver qué es lo que había sucedido y se dieron con la ingrata sorpresa que el hombre había fallecido. Los testigos poco o nada pudieron hacer. Fue entonces que colocaron un plástico de color amarillo sobre el cuerpo inerte de la víctima y llamaron a las autoridades.Minutos después llegó personal de la Policía Nacional del Perú, quienes acordonaron la zona con una cinta amarilla para evitar que los curiosos se acerquen hasta la escena. También se hizo presente el representante de Ministerio Público, quien ordenó a los médicos forenses el traslado del cuerpo hasta la morgue central para la autopsia.Se pudo conocer que la víctima se llamaba Walter y que sus familiares no sabían nada de su deceso hasta el cierre de este informe. (C. Ampuero)

Artículo anteriorDelincuentes asaltan con arma de fuego a una profesora
Artículo siguienteMotocarrista cae en zanja de una obra inconclusa