• Director Nacional de Salud Mental – Minsa, Yuri Cutipé
  • “El factor clave para perder la salud mental es el estrés crónico, no el estrés agudo”

 

Estuvo en Iquitos el Director Nacional de Salud Mental del Ministerio de Salud, Dr. Yuri Cutipé, quien respondió porqué los centros de salud mental que para Loreto ha sido presupuestados dos, uno en Iquitos y otro en Belén; no incluyeron la compra o construcción de un local propio.
“Paralelamente lo que estamos impulsando por diferentes mecanismos sea obras por impuestos, sea presupuesto regular que se desarrollen los proyectos de inversión para la infraestructura definitiva de muchos centros de salud mental”, declaró. En otras palabras que lo están proyectando.
“Pero, si hubiéramos empezado eso este año, se sabe que un proyecto de inversión dura aproximadamente tres a cuatro años y hay que ver la suerte que tienen dependiendo de los gestores en cada lugar”.
Agregó “entonces hemos decidido implementar en infraestructura que tiene la comunidad entre tanto, para ponerlo de inmediato, si no tendríamos que esperar mucho tiempo y esto no sería una realidad. En los países como España, Brasil y Chile, también empezaron así, donde había, porque había urgencia de la población de tener estos servicios. Inclusive en espacios alquilados, en fin, pero que tengan que tener las condiciones mínimas según las normas técnicas que el ministerio de Salud ha aprobado”.
De otra parte y referido a la exposición que realizó en una reunión con la prensa, comentó sobre el riesgo de la salud mental de las mujeres que sufren de violencia. “Hay un factor clave para perder la salud mental que es el estrés crónico, no el estrés agudo. El estrés agudo lo vivimos todos en cada momento, todos los días de pronto nos sucede algo, vamos al trabajo y tenemos alguna dificultad, son cotidianas y los seres humanos en general sabemos cómo afrontarlo”.
Así indicó que “el problema es cuando el estrés se hace crónico y la violencia contra las mujeres es una dinámica permanente, no es de un día, es de todos los días. Eso es lo que genera dañó, el estrés crónico. Y hay diferentes consecuencias tanto en la salud física como en la salud mental”.
Respecto a los agresores dijo que “son personas que desgraciadamente han sido concientizadas, casi al borde del fanatismo respecto a que el varón puede hacer lo que sea con las mujeres en diferentes ámbitos, desde el doméstico, el sexual, laboral, en fin. De modo que eso no es una enfermedad psiquiátrica, es un problema social”.
(Diana López M.)