“Hay que agradecer a Dios por estar vivos, cuántos mira-rán al cielo recordando a su ser querido que murió en pandemia”

Jean Marco Agustín Raygada

Expresó el joven párroco Jean Marco Agustín Raygada Flores, quien está desde inicios del año 2018 en la Iglesia de Nauta.

Jean Marco Agustín, recuerda que siendo menor de edad sintió el llamado de Cristo, de Dios, debido a varias circunstancias, entre ellas, que sus padres provenían de hogares muy religiosos y él de colegios parroquiales reconocidos en Iquitos. “Sin darte cuenta Cristo te abraza y es un abrazo tan dulce que ya nunca quieres irte de su lado” expresa.
Habló de toda la trayectoria que se tiene que seguir para finalmente lograr el objetivo de convertirse en Sacerdote. Pocos conocen que estudian muchos años, a veces, hasta más que la carrera de medicina.
Está el pre-seminario en Iquitos, luego tres años de filosofía en Trujillo. Después el noviciado, así como estudios de teología. Él fue enviado a España, al real convento de los padres Agustinos. Estudio especialización en teología funda-mental. Luego pensar en sacar su Licenciatura y más adelante hacer su doctorado.


Padre ¿y cómo pasarán acá la Navidad, aún en un marco de pandemia?
-Habrá un aforo muy reducido, el presidente ha dicho que hay que tomar nuevas medidas por la cepa que ha aparecido en Reino Unido. Acá se adelantará la misa de 8 a 7 de la no-che. Todos tendrán que respetar el protocolo de bioseguridad.
Este año quizá vivamos más la encarnación de Cristo porque esta pandemia nos ha enseñado que la vida no está comprada por más que tengas dinero o seas muy pobre. Murieron gerentes como también barrenderos, no tiene nada que ver la situación social, ni económica.
Si antes nos preocupábamos por qué ropa íbamos a vestir o qué íbamos a regalar, hoy debemos agradecer a Dios por estar vivos. Por tener la oportunidad de compartir en familia que muchos otros no podrán. Cuántas personas mirarán al cielo y recordarán a su padre, su madre, un hijo, un her-mano, un amigo que murió. ¿Quién no ha perdido a alguien querido?
Yo tengo la esperanza que todo esto, aparte de todo el dolor que nos ha causado, también nos lleva a reflexionar y eso va a influir mucho en esta Navidad. Será algo muy espiritual.
Desde temprano observamos el entusiasmo de los jóvenes trayendo Bambú para hacer el Nacimiento…eso es muy gratificante…
-Hay que reactivar la juventud en la parroquia, los jóvenes todavía tenemos mucho que dar y mucho que aprender. Una Iglesia joven que quiere hacer bulla como dice el Papa Francisco, tiene mucho que contribuir, refrescar la imagen de la Iglesia que ha pretendido en algún momento encerrarse a sí misma. La juventud da nuevos aires.

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email