Gerencias de tránsito deben ser proactivas en Iquitos

  • Muchos conductores hacen lo que quieren en las vías repletas de vehículos.
  • Deben poner mano dura contra los que abusan a la hora de desplazarse por las calles.

¡Cuánta falta hace una vía alterna en la ciudad de Iquitos! Una vía por la que puedan transitar únicamente vehículos pesados para así poder descongestionar un poco la estrecha y peligrosa avenida Quiñones.
Pues cada día resulta más peligrosa la circulación por dicha avenida, no solo por la gran cantidad de vehículos y por lo angosta que resulta la pista, sino también por la imprudencia de los vehículos mayores que se creen dueños y señores de la vía.
Empezando por los famosos “colectivos” que manejan extremadamente rápido sin respetar las señalizaciones o reglas de tránsito, incluso, esto pasa muchas veces frente a los policías y ellos no hacen nada por estar conversando o en sus celulares.
Se conoce que éstos vehículos han sido autores de un gran número de accidentes y cuando esto sucede, los conductores ponen la cara de “yo no fui” pasa todo y aquí no hubo nada. Siguen manejando como les viene en gana, y claro, porque nadie les dice nada.
Siguiendo con los vehículos de carga pesada que ahora transcurren por toda la ciudad y que manejan a sus anchas sin el más mínimo cuidado. Como se sabe, Iquitos no es una ciudad preparada para soportar gran peso, sin embargo, cada día este tipo de vehículos aumentan de manera preocupante y peligrosa ya que ocasionan el hundimiento de las pistas que de por sí están mal hechas.
Igual se suman los carros que trabajan en las obras que se realizan en la ciudad como la que se encuentra en la prolongación Moore por la plaza Bolognesi. Los choferes no tienen nada de respeto por los otros vehículos y manejan como si no hubiera nadie más en la pista. ¿Dónde estarán los supervisores?
Lo que llama la atención es la gran cantidad de moto -furgones que cada día aparecen en la ciudad. Estos vehículos se han vuelto un gran riesgo por la manera tan desmesurada de los choferes a la hora de manejar. Algunos, la gran mayoría, circulan sin placa y en completo mal estado. Por si esto no fuera poco, muchos de ellos llevan carga como gas (siendo un insumo altamente inflamable y que necesita de sumo cuidado), así como a personas en la parte posterior.
Pareciera, una vez más, que en Iquitos no existen autoridades, ni leyes. A los policías solo se les ve por toda la ciudad cuando llega alguna autoridad de la capital y las pocas veces que se logra ver a unos cuántos en diferentes puntos de la ciudad; se la pasan haciendo otras cosas. (Texto y fotos: Micaela).

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email