• Señala que canes fueron llevados a un veterinario para que sean atendidos

A raíz del acto salvaje de meter a perros en sacos y llevarlos por el río y que fue repudiado por todas las personas que vieron los videos, la FAP envío un comunicado indicando que ante las especulaciones de maltrato animal que vienen circulando por las redes sociales, la Fuerza Aérea del Perú hace de conocimiento lo siguiente:
Que ante el incremento de caninos abandonados en las inmediaciones de las instalaciones del Grupo Aéreo N°42, lo que se ha convertido en un riesgo para la salud pública por zoonosis (rabia e ixonoideos) o por mordedura, para todas las personas que laboran en las instalaciones de la Base Aérea, de los Tripulantes Aéreos y de los pasajeros que diariamente embarcan y desembarcan de los vuelos de Acción Cívica, se procedió a realizar la captura de cinco canes.
Dichos canes fueron transportados en bolsas de seguridad, con la finalidad de evitar cualquier mordedura o contagio por infección, hacia la Veterinaria “Mascotas Felices”, sito Av. 28 de Julio N° 379 en el distrito de Punchana, donde fueron atendidos y desparasitados interna y externamente, para evitar epidemias por zoonosis.
Posteriormente, fueron retornados a las instalaciones del Grupo Aéreo N° 42, donde se encuentran actualmente en un área con mínimo tránsito de personas, mientras se realizan las gestiones con las autoridades locales competentes para su protección o traslado a un lugar adecuado para su desarrollo.
Esta medida preventiva, no solamente salvaguarda la integridad de las personas, sino que evitará, que la libre circulación de estos animales pueda afectar la seguridad operacional de las aeronaves en el aeródromo Teniente Bergerie, durante el despegue y aterrizaje de los aviones, convirtiéndose en un peligro potencial de accidentes por impacto de las aeronaves con los indicados canes, pudiendo ocasionar daños personales y materiales, así como la muerte de los mismos.
En ese sentido, lamentamos los inconvenientes producidos por informaciones inexactas, que hayan pretendido afectar la sensibilidad de la ciudadanía en general y nuestra imagen institucional.
(C. Ampuero/FAP)