• En bolsas plásticas que habrían sacado del interior del Hospital Regional de Loreto

Más de 25 bolsas plásticas de color negro conteniendo residuos sólidos biocontaminados, fueron dejadas en el frontis del hospital regional, ubicado en la avenida 28 de Julio en el distrito de Punchana, atentando de esta manera contra la salud pública.
El olor que emanaba del interior de las bolsas eran insoportable y, según testigos, estos desechos habrían sido sacados del interior del hospital regional la noche del último jueves en horas de la madrugada.
Entre tanto, Kike del Águila, jefe del área de imagen del hospital regional, dijo que estos desechos no pertenecen al hospital y que se trataría de desperdicios de algunos laboratorios de la zona, manifestando que ellos incineran los desechos bioquirúrgicos dentro del nosocomio ya que cuentan con equipos para este trabajo en toda la región amazónica.
Ante esta situación, al lugar llegó personal policial del departamento de protección del medio ambiente-Loreto para constatar los hechos, así como personal de medio ambiente de la municipalidad distrital de Punchana y la Dra. Karina Garay, fiscal provincial de la Fiscalía Especializada en materia ambiental, quien junto a las demás autoridades revisaron y recogieron indicios del interior de las bolsas.
“Hemos procedido a la clasificación de los residuos comunes de los residuos peligrosos que estarían compuestos por los residuos hospitalarios; en la verificación de las bolsas negras presentes hemos podido verificar que dentro de ellas existía en un promedio de dos a tres bolsas en cada una acopiadas de manera que estas se encontraban dentro de bolsas rojas que se han verificado previamente en inspección que se ha realizado dentro del hospital regional. Dentro de una de ellas se han hallado indicios correspondientes a recetas así como memorándums que provienen del hospital. De esta manera tenemos indicios que la responsabilidad es de ellos, vamos a proseguir con la investigación a ver qué es lo que ellos nos dicen y nosotros también corroborar el mismo”, sostuvo Karina Garay.
La fiscal indicó además que estas bolsas contendrían productos altamente contaminantes y que los responsables estarían inmersos en el presunto delito de contaminación del ambiente, además de hallarse responsables, estas personas serían sancionadas con la pena privativa de la libertad hasta de cuatro años fuera de la reparación civil que se tendría que hacer a favor del Estado peruano representado por la Procuraduría del Medio Ambiente. (C. Ampuero)