• El sábado en el CENCCA peregrinaje y adoración.


Como todos los sábados la fe conduce a decenas de fieles de la Virgen Rosa Mística de Nauta hasta su santuario que se encuentra ubicado a diez minutos en motocarro desde el centro de la ciudad nautina, pasando el CEBE y conduciendo paralelo al río Marañón hasta llegar al CENCCA.
Este lugar mudo testigo de la reunión de creyentes que van en busca de regocijo espiritual y donde se comparten los más sorprendentes testimonios sobre la aparición de la Virgen, el escarchado y las sanaciones que reciben los enfermos.
En el denominado como santuario por los creyentes nautinos, donde está un hermoso espejo de agua, se realizan las oraciones privadas y otras en la fuerza de la oración en el bosque imaginario que se hace realidad al pisar el lugar de oraciones y reflexiones espirituales.
Los cánticos, el encendido de las velas, las alabanzas y el compartir testimonios hacen de la velada a la Virgen, un momento muy especial, como cuando se agradece por su apoyo a los Peregrinos de los Mares que vienen desde distintos lugares del país para orar a la Virgen Rosa Mística de Nauta. Y el agradecimiento extensivo a tantas personas que se acercan a apoyar las acciones en torno la Rosa Mística de Nauta, como es el caso de María Luz Tello Figueroa, fiel colaboradora para con los niños de la zona, también provee de Rosarios y Estampitas. (DL)

Artículo anteriorDecir y hacer
Artículo siguiente“Queremos proteger a la población vulnerable de la viruela del mono”