Federaciones de las cuatro cuencas en contra del paro indígena indefinido

  • Indican que sus bases no reconocen la representatividad de ese espacio. Creen que es dirigida y asesorada por personajes, indígenas y no indígenas, con intereses políticos y económicos cuestionables

A raíz del anuncio de supuesta paralización del circuito petrolero, las federaciones indígenas amazónicas FECONACOR, OPIKAFPE, FEDIQUEP y ACODECOSPAT, que representan a 101 comunidades achuar, kichwa, quechua, kukama y urarina de las cuatro cuencas del Corrientes, Tigre, Pastaza y Marañón; integrantes de la estructura orgánica de la organización nacional AIDESEP y, desde el año 2011, integrantes de la plataforma Pueblos Indígenas Amazónicos Unidos en Defensa de sus Territorios (PUINAMUDT) que ha construido un proceso de unidad de pueblos a partir de una agenda indígena en la defensa de derechos y territorios, expresan a la opinión pública lo siguiente; FEDIQUEP, FECONACOR y OPIKAFPE son representantes de 15 comunidades indígenas que constituyen el grupo mayoritario de comunidades afectadas dentro del Lote 192, en el distrito del Tigre, Andoas y Trompeteros. Dicho lote petrolero ha funcionado por casi 50 años y sus operaciones han vulnerado los derechos a la salud, ambiente sano, agua limpia, entre otros, de las comunidades; los cuales son afrontados mediante un proceso autónomo de lucha para la defensa de derechos y la vida ante el Estado peruano y la empresa petrolera.
ACODECOSPAT y FECONACOR son representantes de comunidades afectadas por el Lote 8 y el Oleoducto Norperuano. ACODECOSPAT con 64 comunidades del río Marañón, Chambira y Patoyacu; en los distritos Nauta, Parinari y Urarina y FECONACOR con 10 comunidades del río Corrientes en el distrito de Trompeteros.
Tras algunos anuncios ambiguos de una plataforma denominada “Pueblos Afectados por el Petróleo”, quieren aclarar que sus bases no reconocen la representatividad de ese espacio. Al contrario, creen que es dirigida y asesorada por personajes, indígenas y no indígenas, con intereses políticos y económicos cuestionables, que en más de una ocasión han jugado en contra de los intereses reales de las comunidades afectadas por la industria petrolera, y han preferido beneficiar a las empresas y gobiernos. Asimismo, se atribuye una representatividad que no posee, ya sea a través de organizaciones que no existen o líderes oportunistas, o también por medio de falsos ofrecimientos de dinero en las propias comunidades. Ellos creen que con la vida y los derechos de nuestros pueblos ¡No se negocia!
Respetan los justos reclamos de las distintas organizaciones indígenas que se encuentran afectadas por las actividades extractivas y por la incompetencia del Estado peruano. Sin embargo, rechazan cualquier pretensión de cualquier plataforma de proclamarse vocera y representante de todos los pueblos indígenas de Loreto y tomar acciones en nombre de ellos.
Desde PUINAMUDT reiteran su compromiso por la lucha por los derechos a la salud y a una vida digna y sin desigualdades para sus generaciones futuras. Expresaron que desde la seriedad y legitimidad demostradas desde la conformación de PUINAMUDT, seguirán avanzando en sus agendas para garantizar que sus derechos sean respetados. (C. Ampuero)

Comments are closed.