Indignados. Así se mostraron los padres del menor agraviado, tras enterarse la decisión que tomó el magistrado Javier Rubio de dejar en libertad a Ehson Pachari Calloapaza (43), luego que no encontrara evidencias suficientes para que declare fundado el requerimiento de 9 meses de prisión preventiva que solicitaba el representante del Ministerio Público, en la audiencia realizada el día de ayer en la localidad de Caballo Cocha.
Hasta la sede del Poder Judicial, llegaron procedentes de Islandia un grupo de pobladores portando pancartas y clamado justica por la muerte del menor de 11 años que conmocionó a este pueblo de la frontera con Brasil.

El padre del niño fallecido, Orinzon Ocumbe, no cesaba de derramar lágrimas en el frontis del poder judicial, el progenitor llevaba una pancarta en su poder en donde pedía justicia.

Hasta dicho lugar había llegado personal policial de la localidad de Caballo Cocha para resguardar la Corte Superior de Justicia de Loreto, con sede en la Provincia de Ramón Castilla. Los manifestantes habían tomado las calles y exigían a viva voz, que no suelten al presunto asesino.
“No es justo que lo dejen en libertad, tampoco es justo que el fiscal no haya tomado las declaraciones de un niño que vio el hecho, solo por no tener DNI. No hay justicia en esta parte del país, sabemos que un alto mando de la policía está en Islandia, para ver in situ la situación de este hecho que se hizo conocido a nivel nacional. Las autoridades de Islandia están molestas por cómo se llevó el caso. Queremos justicia, queremos que esto no quede impune, que el verdadero culpable pague por lo que hizo y que los fiscales y policías trabajen bien y no así por así, somos peruanos y tenemos derecho, no porque estamos en la zona más alejada del país pueden hacer lo que les dé la gana”, expresó un poblador.
Los pobladores de Islandia manifestaron que no pararán hasta hallar justicia y hasta que el responsable de la muerte del niño de 11 años pague por lo que hizo.
(C. Ampuero)