Familiares denuncian presunta negligencia en centro de salud de Contamana

Niña de tres días de nacida fallece durante parto

Las personas identificadas como Gregorio Flores Romero y Hugo Pastor Paredes Caimata, denunciaron una presunta negligencia médica que tuvo como fatal desenlace la pérdida de una recién nacida, hija y nieta de los denunciantes, respectivamente. Este hecho se produjo el pasado sábado al interior del centro de salud de Contamana.

Los denunciantes señalaron que la recién nacida, de tres días, falleció supuestamente por falta de oxígeno. “El problema se suscitó después del primer día de parto que fue bajo la modalidad de cesárea culminado con gran éxito; sin embargo, los galenos dispusieron se le aplicara una inyección que le produjo un sangrado incontrolable, que le habría causado serios dolores a la neonata complicando su estado de salud que recién fue visto al tercer día por el médico Juan Rivero Salinas, quien tras solicitar oxígeno para reanimar a la pequeña, se dieron con la ingrata sorpresa de que sólo llegó el balón sin el manómetro para asistir la emergencia, debido a que dicho accesorio se encontraba bajo llave en la gaveta del obstetra Wender Noriega Culqui, tras varias llamadas a su celular, no pudo ser ubicado, llegando el fatal desenlace”, explicó Gregorio Flores con lágrimas en los ojos.

Por su parte, Hugo Pastor Paredes, padre de la madre de la niña fallecida, Flor Delis Paredes Silvano, denunció que su hija  recibió mal trato por parte del personal técnico y enfermero del establecimiento de salud.

Médicos niegan negligencia médica…

Mientras que esta denuncia es hecha por los acongojados familiares, por su parte, en su descargo el médico Juan Carlos Rivero Salinas descartó que se trate de una negligencia médica, indicando que el Gerente de la Micro Red de Salud tiene que deslindar la responsabilidad administrativa del porqué no estaba a la mano el accesorio del balón de oxígeno, señalando que la pequeña nació con un mal congénito de hemofilia, habiéndose complicado su estado de salud debido a que durante el trabajo de parto la pequeña habría ingerido el líquido amniótico que estaba contaminado con su excreta, lo que habría motivado la orden para aplicarle una inyección para controlar la infección generalizada en su organismo.

En su defensa también indicó que el centro de salud no cuenta con un balón de oxígeno para emergencia y el único disponible se encuentra destinado al área  de obstetricia por lo que el manómetro del balón se encuentra bajo la custodia y vigilancia del obstetra Wender Noriega Culqui para los servicios que él brinda. (MIP)

Comments are closed.