• Fue lo expresado por el presidente de la corte superior de justicia de Loreto Dr. Manuel Humberto Guillermo Felipe.

“Falta mucho por hacer en cuanto a reforzar los controles de quienes integran el Consejo Nacional de la Magistratura, toda vez que si esa fuente de poder falla, entonces los designados que somos lo jueces, también tendremos una debilidad ahí, en estar retornando favores”, fue lo primero que declaró el alto magistrado de la CSJL, respecto a la noticia de alcance nacional que involucraría en negociados a altos magistrados del poder judicial.
¿Ahora, quién juzga a quién?
-En caso de los jueces supremos quien tiene que investigar es el mismo CNM, se entiende entre los miembros que no tienen conflicto de intereses en alguna investigación concreta. Pero si los hechos denunciados y revelados trasuntan el delito, entonces es la Fiscalía de la Nación la que debe iniciar investigación para determinar si realmente se ha incurrido en algún delito y así sancionar como corresponde.
¿Esa percepción tenía la ciudadanía cuando se veía actos que contradecían a lo esperado?
-Muchas cosas se explican en estas relaciones de amistad, de poder o de corrupción. Todo ello que explica los fallos que no están alineados al sentido lógico de las cosas. Muchas veces desde una entrevista que hacen los consejeros del CNM. A algunos les hacen más preguntas y a otros menos, con unos son más incisivos y con otros no. Como antes ocurría, sin expresión de causa se les decía que no eran designados.
Entonces estos jueces van con toda esa carga, muchos de ellos tienen que devolver favores y entonces eso explica que los casos no se resuelvan muchas veces con la justicia adecuada y completa que corresponde. Es decir, es una suerte de efectos y consecuencias concatenadas que de algún modo tiene que cortarse. Reitero se debe reforzar los controles de qué personas, con qué antecedentes, con qué ética integran el Consejo Nacional de la Magistratura, porque es a partir de si es buen consejero elegirá a buenos jueces, pero si es un consejero que tienen muchos compromisos en la vida abogadil, empresarial, entonces va a tener ese sesgo en el tipo de jueces que van a designar.
Porque como hemos visto, son favores y favores. Muchos dicen que la solución para controlar es que existan 5 o 7 miembros, que es difícil comprometer a todos. Pero quiénes son cada uno de ellos. Gente que tiene sus intereses, “tú me apoyas en este candidato y tú me apoyas en el tuyo”. Entonces los controles se han vuelto débiles en ese aspecto y lo que tenemos que hacer como gente pensante de la sociedad; es crear nuevas fórmulas que eviten esas situaciones de vicio que desnaturalizan y deslegitiman la institucionalidad dentro de una democracia.
Cuando los vicios y la actuación desnaturalizadas provienen de algún miembro de CNM, entonces le queda al congreso removerlos. Existe una responsabilidad política del congreso ante una evidencia que tiene que ser corroborada ciertamente. Si se advierte que los hechos tienen relevancia penal, se debe actuar con toda firmeza porque si nosotros no somos suficientes para hacer eso en todo nivel, el sistema se corrompe y puede generar un caos.
¿Lo que ha ocurrido en la capital, podría replicarse en algunas cortes del país?
-Es difícil controlar en la independencia que tiene cada juez en su actuación ya más privada, particular, reservada. Una de las fórmulas que podría limitar estas cosas es que se levante el secreto telefónico y bancario de todos los magistrados. Donde podrían aparecer las redes intermedias. Normalmente al alto funcionario no se le encuentran cosas que le inmiscuya, pero sí a las personas que les sirven de enlace quienes se comunican con él.
Por el bien de la salud y la ética, así como un buen funcionamiento de la administración, debe permitirse en la ley que se levante el secreto de todos sin necesidad que se tenga que pedir en el marco de una investigación. De esa manera transparentamos nuestra función no solo dentro de la oficina, sino fuera de ella o en otras áreas donde se toman decisiones y de esa manera el funcionario tendrá más control y más cuidado en evitar esas cosas. Sería un elemento decisivo y eficaz que nos ayudaría mucho.
Porque ¿qué se ha visto? Relaciones de poder, interferencia en la independencia de la función ¿y cómo se da eso? Mediante llamadas, conversaciones, entonces debemos atacar por ese lado. En cuanto a lo de la réplica que me pregunta, puedo decir que de hecho pasa en más de un corte superior y eso es muy censurable, por cierto. ¿Pero qué se está haciendo? Nos hacemos de la vista gorda porque el ciudadano sabe que eso pasa, pero que no se hace nada. De repente podemos implementar algo como lo que hace Contraloría, no de manera anónima, sino que se resguarde la identidad de los buenos funcionarios.
Hay jueces que quieren denunciar, pero a veces el sistema está corrupto y terminan siendo arrinconados y cuando tenga que ser nombrado o ascendido le cierran las puertas y se les expulsa del sistema. Hay que ver un mecanismo que asegure la protección de la identidad de aquellos casos que pueden conocer, pero que no denuncian por evitar represalias.
¿Qué mensaje le daría a la población?
-Una fórmula de revertir la situación es siendo drásticos con aquellos que temerariamente han incurrido en esas conductas. Siempre se debe recabar toda la información, las evidencias y luego realizar adecuadamente la denuncia para que tenga sus frutos y poco a poco se pueda limpiar esa lacra o personas que por x motivos resultaron siendo altos funcionarios, pero que no están a la altura de las exigencias que pide nuestra sociedad.