Fallecieron 3 de los heridos trasladados de Requena a Iquitos

  • Este diario captó declaraciones de Elix Ruiz Ortiz (35), un día antes de morir.

Con los fallecidos que mencionaremos a continuación ya pasarían a ser 6 los muertos en el marco de los acontecimientos de violencia registrados el pasado 9 de agosto (Día Internacional de los Pueblos Indígenas), en la zona de Bretaña donde la policía descargó cualquier cantidad de balas contra los comuneros que reclamaban beneficios prometidos por la empresa Petrotal, que no ha cumplido pese a los dos años que lleva explotando el petróleo en esa zona.
Murió William López Ijuma, fue trasladado hasta el cementerio de San Juan porque luego de la prueba realizada habría dado positivo a Covid. Hoy se viene coordinando el traslado a Requena de Chemilton Flores Crispín. Así como de Elix Ruiz Ortíz, quien dejó de existir la madrugada del 11 de agosto.
Él fue internado primero en el hospital Iquitos, después lo trasladaron al regional. Deja en la orfandad a 4 hijos, 2 niñas y 2 niños. Señalan que sale con muerte por covid 19, pero a él le hicieron antes 2 veces la prueba y salía negativa. Sus familiares exigen que les den su cadáver para darle sepultura en su comunidad Ancash/Bretaña.
Escuchar su voz grabada y ver su foto aún con vida de Elix Ruiz Ortiz, siempre confirmará ese pequeño gran detalle que, entre la vida y la muerte, solo hay un suspiro. Esto se publicó un día antes de su muerte.
Igual se pudo conversar con Elix Ruiz Ortiz (35) de comunidad nativa Ancash. Pero de forma breve porque está conectado con oxígeno y su respirar es muy lento.
“Me dispararon en el pecho, el brazo y la pierna. Así también a otros de mis hermanos, nosotros queríamos que nos reciban para un diálogo porque no están dando los beneficios correspondientes que había prometido la empresa Petrotal, como tener conexión de luz para energía las 24 horas del día. La empresa tampoco nos atendió en pandemia, no dan el 10% de los barriles que llevan, que nos corresponde por explotar el petróleo en nuestro territorio.
Ese fue el motivo por el que hemos querido dialogar y paralizar para que no sigan llevando nuestra riqueza, no nos atienden con nada. Para dejarlos entrar ofrecieron luz las 24 horas del día, hay desnutrición, mala educación, teniendo ahí nuestra riqueza donde estamos sentados y ahora no cumplen. A los trabajadores les pagan lo que quieren, 50 soles por 12 horas, eso es injusto. Ellos no quieren entender eso.
Eso queremos remediar, estamos reclamando un derecho, pero ellos no quieren atender eso. Reclamamos un derecho, un beneficio que nos corresponde, pero más bien llegó la policía para meternos balas” habló.
Hoy ha fallecido, ojalá y lo expuesto acá en sus últimas horas de vida, pueda llevarse a un diálogo y la empresa empiece a cumplir con lo que promete. Qué sus muertes no sean en vano. QEPD.

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email