-Muerte por casos respiratorios asciende a 37

-Aquí las recomendaciones

“Frente al frío y la neumonía; la familia loretana unida y prevenida”. Con esta frase, la Dirección regional de Salud, viene reforzando su campaña evitemos la neumonía, mal que ya tiene registrada 37 muertes de menores de edad, lo cual, para los médicos es bastante preocupante, pues demuestra que existen algunos padres que no toman las precauciones necesarias para que evitar que su menor sufra de estos problemas respiratorios que luego desencadenan secuelas hasta llegar al deceso, en algunos casos.

La neumonía (antes llamada pulmonía) es una infección del pulmón. Se trata de una enfermedad seria, con síntomas claros: fiebre (repentina, alta y duradera), dolor en algún punto del pecho, tos constante y esputo oscuro y purulento. El estado general de salud del niño está muy afectado, tiene, nauseas, vómitos y dolor de cabeza.

 

La neumonía no sobreviene por pasar frío, por una corriente de aire, ni por mojarse los pies. Tampoco suele transmitiese por visitar a alguien que la padezca o por convivir con un afectado. Esta enfermedad se contrae por las siguientes vías:

 

El niño o persona adulta aspira un elemento extraño (objeto, líquido o una partícula de alimento) que llega el pulmón. Este tipo de neumonías (conocidas como “neumonías por aspiración’) es más común en los pequeños que regurgitan con extrema facilidad o tienen reflujo gastroesofágico.

 

El niño atraviesa una enfermedad (varicela u otra exantemática, gripe, anginas, resfrío… ) y sus defensas descienden. El debilitado sistema inmunológico es incapaz de controlar determinados virus o bacterias que habitualmente viven en minoría en la faringe (haemophylus, estafilococo, neumococo… ) y estos gérmenes consiguen descender hasta el pulmón. Esta es la causa más frecuente.

 

La neumonía también se da cuando los niños se resfrían muy seguidos, dando pie a esta enfermedad que puede ser por un resfrío mal curado.

 

La Diresa viene repartiendo una serie de informaciones en centros de salud así como orientando, a través de sus especialistas, sobre cómo evitar la neumonía como es vacunándolo oportunamente y llevándolo a su control de crecimiento y desarrollo, evitar exponerlo al humo del lamparín y de la leña o carbón, y dale sólo leche materna durante sus primeros 6 meses de vida

 

Se puede prevenir…

Para evitarlas, conviene tratar muy bien los resfríos, por banales que parezcan. Si procuramos que el paciente beba mucha agua, retiramos las mucosidades de la nariz con suero fisiológico, ventilamos bien su dormitorio y mantenemos cierto grado de humedad en casa, probablemente contribuiremos a restablecer bien el sistema inmunológico del pequeño.