¿Estás pensando en adquirir un departamento? Cono estos desarrollos inmobiliarios en CDMX

La necesidad de adquirir un departamento es una realidad para muchas personas que, o bien quieren independizarse, o bien buscan un lugar nuevo para vivir. En este proceso, conocer desarrollos inmobiliarios de CDMX es esencial para poder realizar la búsqueda de nuestro nuevo hogar. Sin embargo, no es el único detalle que debemos valorar, ya que la adquisición de una vivienda es un proceso lleno de decisiones y factores que debemos barajar. Además, al tratarse de un desembolso económico importante, es necesario no tomárselo a la ligera y valorar bien las distintas posibilidades que nos ofrece el mercado actual, todo de acuerdo con nuestras necesidades.

La recuperación de los mercados internacionales

A pesar de que hace 10 años, los mercados internacionales asistieron a una crisis económica relacionada directamente con la vivienda y el sector de la construcción, la situación parece irse recuperando y poco a poco países como EEUU o algunos europeos como España han ido mejorando su situación. Por ello, una década después muchas personas de los Estados afectados comienzan a mejorar su situación financiera y a plantearse la adquisición de bienes como la vivienda.

Adquirir un departamento en CDMX

Si echamos un vistazo a webs especializadas en desarrollos disponibles en Ciudad de México, veremos que la oferta es de lo más nutrida y variada y se reparte todo alrededor de su perímetro, alcanzando zonas diversas: Tacubaya, Campestre Churubusco, San Miguel o Santa Martha, entre otras.

No obstante, la zona en la que queremos encontrar nuestro hogar no es el único factor a tener en cuenta. A continuación, detallamos algunos de los aspectos que debemos valorar:

  • Nuestro presupuesto: aunque es difícil establecer una cuantía fija, sí es importante establecer un presupuesto aproximado, que nos sirva de orientación y nos permita movernos entre unos intervalos más o menos pre-establecidos. En este sentido, es necesario valorar no solo la fluidez mobiliaria que tenemos en estos momentos, sino también valorar los ingresos y gastos que tendremos en el futuro. En cualquier caso, siempre es aconsejable que la cantidad que dediquemos a una hipoteca no supere más del 40% de nuestros ingresos.
  • Los gastos complementarios a la compra: si decidimos pagar nuestra vivienda con la ayuda de una hipoteca, deberemos tener en cuenta los gastos complementarios que esta puede implicar, como por ejemplo las comisiones de apertura o de cancelación.
  • La superficie: esto dependerá del espacio del que queramos disponer que vendrá en gran medida condicionado por el número de personas que vivirán en su interior. Tendremos que tener también en cuenta nuestros hábitos, ya que condicionarán el reparto de la superficie de la vivienda.
  • La tipología de vivienda: no será lo mismo adquirir un departamento en un inmueble que una casa que cuente con un terreno propio.
  • Los servicios: este punto está directamente relacionado con la zona en la que nos ubicaremos. Es necesario que tengamos a nuestra disposición todos los servicios necesarios. Desde espacios en los que realizar nuestras compras, así como escuelas o centros hospitalarios a los que acudir en caso de que fuese necesario. Así mismo, la zona que elijamos podrá estar condicionado por la ubicación de nuestro centro de trabajo.

Comments are closed.