-Realizaron paro de brazos caídos por indiferencia de autoridades

Los trabajadores de la oficina de Estadística de la UNAP realizaron un paro de brazos caídos. Ya no soportan estar laborando en unas oficinas que están en pésimas condiciones, más parece una ratonera.

Es por eso que ayer sacaron sus sillas y se sentaron delante de unos carteles que daban a conocer su fastidio debido a la indeferencia de las autoridades de la universidad.

“La Región” ingresó al local ubicado en la cuadra dos de la calle Tacna y comprobó lo dicho por los empleados. Las oficinas están llenas de papeles y sobres manila, no hay espacio, no hay ventilación.

Asimismo, las paredes están rajadas con la humedad y cada vez que llueve la gente teme que se pueda venir abajo. Lo peor de todo es que ahí trabajan señoras y una dama que está embarazada.

“No podemos seguir trabajando en estas condiciones, joven. De nuestra oficina sale información muy importante y no nos tratan como debería ser, parece que estuviéramos encerrados en una cochera”, indicó la señora Juanita Fernández.

A su turno, Velinda Rengifo, quien está en estado de gestación, manifestó que su salud y la de su bebé están en riesgo, sobre todo cuando llueve. “Nos inundamos y la humedad nos provoca resfríos”, dijo.

Los trabajadores esperan que las autoridades de la UNAP tomen cartas en el asunto y no salgan a los medios a decir que desconocen el tema, ya que hay documentos donde les ponen en conocimiento estos hechos. (MC)