Escándalo. Fiscalía detecta hechos irregulares en Comisión Central de Admisión de la UNAP

  • Dejan sin efecto proceso de admisión de Pueblos Indígenas y Víctimas de Terrorismo
  • Dieron vacantes a hijos de trabajadores y de dirigente estudiantil de la UNAP.
  • Fiscalía también debería intervenir en cuanto a proceso de exonerados para estudiantes que acabaron el colegio en el Primer y Segundo puesto.
  • Mañana miles de postulantes dan examen general ¿Hay confianza?

 

Otro escándalo más en la UNAP. Ayer por la noche, y a unas horas del tan esperado examen general de admisión de esa casa de estudios, el Ministerio Público, a través de la Primera Fiscalía de Prevención del Delito encabezada por la fiscal Leslie Díaz Guerra y su adjunto Efraín Yanarico Quispe, en mérito a la denuncia de parte, intervino a la Comisión Central de Admisión de la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana.

El motivo, verificó irregularidades en el proceso extraordinario específicamente de Pueblos Indígenas y Víctimas de Terrorismo, logrando que la Comisión de Admisión, presidida por Aler Gardini, deje sin efecto el proceso de admisión bajo esa modalidad.

La denuncia, con fundamento y que está en el acta fiscal, indica que la señorita Evelyn Jhurazy Zagaceta Arrarte, quien es hija de César Zagaceta Rengifo, jefe de la Oficina de Patrimonio de la UNAP y de la señora Karina Arrarte, secretaria de la facultad de Enfermería, también de esta casa de estudios, ocupó una vacante en la modalidad preferencial de Pueblos Indígenas  en la escuela profesional de Administración. En el documento figura que nació en la comunidad indígena Marsella, pero en su DNI figura que vive en la calle Los Ángeles, distrito de San Juan Bautista.

También figura que Kender Braun Dávila Carbajal, hijo del dirigente estudiantil Lucho Dávila  (a) “sucio”, ingresó en la modalidad de exonerado a la facultad de Derecho y Ciencias Políticas, como Víctima de Terrorismo por el fallecimiento de su madre fallecida en el año 1996; sin embargo, el joven tiene como fecha de nacimiento el año 2000.

Otro caso es de Milagros Daysi Álvarez Ahuanari que ocupó una vacante en la carrera de Medicina Humana en la modalidad preferencial de Víctima de Terrorismo, que figura que su madre falleció en 1996, pero su fecha de nacimiento figura el año 1999.

Un caso más, Alison Samantha Macedo Huayunga, que ocupó vacante a la carrera de Ingeniería de Gestión Ambiental también en la modalidad preferencial de Víctima de Terrorismo, en figura que su padre falleció en el año 1996, pero la postulante nació en 1999.

Hay otros postulantes que habrían ingresado cometiendo irregularidades y la fiscalía comenzará a investigar, ya que tienen los 55 expedientes en su poder (52 de pueblos indígenas y 3 de víctimas de terrorismo).

Eso no es nada, con todo este escándalo ya todo se podría esperar de la Oficina de Admisión de la UNAP. Por ejemplo, la fiscalía también debería investigar si es que en el proceso de exonerados para estudiantes que acabaron el colegio en el Primer y Segundo puesto se actuó con transparencia, pues hay muchas dudas; más aún si los encargados no quisieron dar la explicación en su momento de cuáles son los criterios de evaluación, cerrándose por completo en dar esa información. ¿Qué esconden?

Incluso esto se le dio a conocer al rector Heiter Valderrama el último miércoles y solo atinó a decir que no sabe nada y que ese tema es responsabilidad del presidente de la Comisión de Admisión, Aler Gardini, y de la encargada de la Comisión del Primer y Segundo puesto, profesora Patricia Elena Vela Amasifuén, que cuando nos comunicamos con ella solo dijo que ya entregó su informe y no tiene por qué dar explicaciones.

Con hechos irregulares comprobados y otros por investigar ¿es así como miles de estudiantes rendirán su examen general de admisión mañana en el colegio CNI? Si ya no existe confianza en las calificaciones que estarán a cargo de un área totalmente cuestionada. (Gonzalo López)

 

 

Comments are closed.