Una respuesta oportuna emitió la Unidad de Gestión Educativa Local-UGEL Loreto-Nauta, respecto a la denuncia de la federación indígena de la zona del Alto Tigre en el sentido de que los docentes se ausentarán un mes para venir a Iquitos a rendir la evaluación de nombramiento.
La enmienda del sector educativo hacia esa pretensión de los docentes de la zona, según la denuncia de las autoridades de varias comunidades kichwas, es que los profesores solo tienen autorización para ausentarse seis días. Tres días antes y tres días después de la evaluación de nombramiento, se entiende.
Esto lo formalizó el mismo director de la UGEL Nauta, profesor Félix Bautista Curahua. “No podemos perjudicar a nuestros estudiantes abandonando las aulas, más aún a nuestros niños y niñas que se encuentran ubicados en la zona de frontera. Seremos drásticos en sancionarlos si así lo hacen”, ha señalado.
También se ha referido a la supervisión y monitoreo que realizan los coordinadores distritales para informar sobre estas acciones irregulares, donde a todas luces se pretendería abusar de la pasividad y la lejanía de estas comunidades indígenas, para presuntamente pretender sorprenderles con ausencias prolongadas.
El director del sector educativo en la provincia de Loreto-Nauta también ha pedido el apoyo, en este caso de la federación indígena kichwa para dar a conocer de presentarse más casos de ausentismo prolongado de docentes. Y seguro que lo harán porque la educación es muy preciado por los padres y madres de familia de los grupos étnicos, quienes esperan educación de calidad para sus hijos.
Esto está pasando en la jurisdicción de Nauta, nos preguntamos cómo estará en otros lugares con la línea de frontera del Yavarí, Putumayo, por el Alto Pastaza, por Morona, por el Alto Marañón, por el Alto Tapiche, por la quebrada de Tamshiyacu, por el Alto Napo, por el Bajo Amazonas; dependerá del dinamismo que impriman los directores de las Ugeles para ejercer un efectivo control de asistencia.
Esto no es nada en contra del profesor, no se confundan, somos de los que pensamos que el sector magisterio tiene que ser muy bien remunerado, los que están en zona rural con bonificaciones especiales, y más aún en zona indígena porque el docente mestizo o indígena tiene que dominar la lengua originaria y el castellano. El tema es que si el educador acepta trabajar en una comunidad, tiene que cumplir, si no le gusta, que renuncie, puesto que tras él o ella, hay decenas esperando un contrato. Más conciencia y no perjudicar a nuestros niños.

Artículo anteriorHombre en estado de ebriedad apuñala a vecino por una deuda
Artículo siguientePresidente Kuczynski participará en encuentro con 200 alcaldes de la Amazonía en Iquitos